Por José Jaime Ruiz

@ruizjosejaime

Contra los pantalones del canciller Marcelo Ebrard y el líder de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, Morena es un asunto de faldas, bien puestas, aclaro, y muy bien llevadas, aunque, acepciones se valen, no muy bien portadas. Yeidckol Polevnski es de cuadras, no de cuadros; su interés, más que pies, tiene aviones, goces. No lo sé de cierto, supongo, que vendió candidaturas y rentó puestos. Y así le fue.

Frente a la ambición política y de confort de Yeidckol (“No tiene llenadera”, diría el clásico sexenal), se levantaron Bertha Luján y Mario Delgado, Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal ­–tal vez Beatriz Gutiérrez Müller y Gonzalo López Beltrán, eso no me consta. Estar en la lona no es estar en la lana, ahora Yeidckol lo sabe.

Algunos especulan que el presidente Andrés Manuel López Obrador dejará Morena. Es un cálculo erróneo. Obvio, a López Obrador le interesa Morena como plataforma electoral para la 4T. No hay tiempo para armar cesiones partidistas (Enrique Peña Nieto) o “concertacesiones” (Carlos Salinas de Gortari). Convertir el 2021 electoral de un Lego en juego Jenga es un disparate.

Ricardo Monreal y Marcelo Ebrard podrían entender lo esencial: Claudia Sheinbaum es desde ahora la candidata de la familia López Obrador. Entregarle el partido es entregarle las llaves de esta presidencia imperial. Dinamitar Morena desde Palacio Nacional no es opción. Opción es destruir a Yeidckol, sumar a Mario, Ricardo y Marcelo. Se ha bendecido a Claudia.

Morena pide más. No hay duda. Por eso los recursos vendrán a los estados que tienen comicios en el 2021. Ya lo han hecho en las anteriores elecciones vía la Coordinación de Programas Integrales de Desarrollo de Presidencia de Gabriel García/Gonzalo López Beltrán. La 4T no dura tres años. La 4T es transexenal o no es. Andrés Manuel ya no puede prescindir de Morena, pero sí de Yeidckol. Si algo sabe López Obrador es de historia y ha estudiado a Benito Juárez y Sebastián Lerdo de Tejada, a Plutarco Elías Calles y Lázaro Cárdenas, a Carlos Salinas de Gortari y Luis Donaldo Colosio… no hay opción para un partido “partido”.

¿Y si la Morena pide más? Que pida, ahí está Claudia Sheinbaum.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.