Por Félix Cortés Camarillo

De las finanzas de México algo deben de saber los suizos, especialmente los banqueros, puesto que en las bóvedas de sus bancos –es un decir– guardan con eficiencia y discreción, cuando quieren, fortunas mal habidas de muchos mexicanos prominentes. Credit Suisse acaba de salirse de la boca dando a conocer un dato que hace mucho tiempo dejó de ser secreto y que ahora que estamos en el amor tiempos del coronavirus es vox populi: la economía mexicana no va a crecer, como prometió el presidente López al cuatro por ciento: es exactamente al revés. El decremento de nuestro país será exactamente de cuatro por ciento pa´atrás.

            Todos los otros pronósticos negativos para nuestra economía, hechos antes de la pandemia que nos preocupa, andaban en un decremento alrededor del uno porcentual. Para los que vivimos al día para llegar a la fecha límite del pago mínimo de nuestras deudas, esas cifras son irrelevantes; para los políticos en el poder, que esta misma mañana de jueves van a descalificarlas acusándolas de perverso maquillaje de los neoliberales, conservadores y reaccionarios, serán nuevo argumento de un combate ya perdido. Y el mismo sonsonete se seguirá escuchando: la corrupción, que oficialmente ya no existe, es la causante de todos nuestros males.

            Los que mandan ya no son los de antes, dice el presidente López: en los años de Luis Echeverría a los culpables les llamaban emisarios del pasado.

            Lo cierto es que mientras todo esto sucede, los mexicanos lerdos, que no sabemos cuantos litros tiene un barril de petróleo, dejamos pasar al vuelo el dato de que esa unidad, que cuando el imperio británico era mucho más que contenidos para la revista españHola, la estableció en 42 galones porque le dio la gana y porque para eso era el Imperio Británico, ayer andaba su precio, el de crudo mexicano, claro, en 18 dólares con setenta céntimos. Hace seis meses rondaba los cincuenta dólares.

            Para que nos demos una idea, un barril de petróleo da para 160 litros, más o menos. Al precio de ayer, del petróleo y el dólar en México, el litro de petróleo mexicano saldría en dos pesos, más o menos, si nos va bien.

            Cuesta más un litro de Coca Cola en el Oxxo.

            Feliz día de la expropiación petrolera! ¿O no ha pasado?

PILON.- El otro día escribí aquí que el presidente López era doce años y un infarto mayor que yo, por lo que era del grupo en peligro para el coronavirus. No tardaron en corregirme los que me conocen; la distancia en años es al revés: él tiene 66 y un infarto,  y yo 78 indemnes. No es que nos exima de peligro. Seguimos en la misma tablita. Yo espero, por el bien de mi país, que los dos la brinquemos.

felixcortescama@gmail.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.