Por José Jaime Ruiz

@ruizjosejaime

La noticia la divulgó el Grupo Reforma que, sin citar su fuente interna, aseguró que las plantas de Heineken México podrían parar su producción: “Las plantas, entre ellas la de Monterrey, siguen trabajando, pero se sabe que el equipo directivo está gestionando cómo van a proceder. No se tiene ahorita una fecha establecida, pero es muy probable que pare la producción, tentativamente a partir del 3 de abril y hasta nuevo aviso”.

Custión de darle cuerda, más bien línea, al gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, para que sugiriera una “ley seca” a los alcaldes a partir del 3 de abril: “Yo quedé con los presidentes municipales que si no va a haber distribución, pues que no haya venta. Si se vende alcohol y la gente está encerrada en su casa vamos a generar conflictos y pleitos, y la instrucción que yo les pedí es que decreten la ley seca si es necesario”. Inmediatamente se convirtió en tendencia de las redes sociales la frase “ley seca”. El hashtag #LeySeca se ubicó ayer en primera posición.

La irresponsabilidad del gobernador de Nuevo León provocó compras de pánico en el estado y contaminó a otros lugares, como la Ciudad de México. El Bronco, favoreciendo a las cerveceras por sus pérdidas en el consumo de juegos de futbol, conciertos multitudinarios, cantinas y restaurantes, provocó miles de compras de hectolitros de cerveza. Jaime Rodríguez Calderón no sólo atentó contra la sana distancia, también contra la salud de miles. La jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, tuvo que contener la crisis con una campaña en redes de que no había tal ley seca.

Hoy el Bronco, en el recuento de los daños y en radio nacional, aseguró: “Espero que la sociedad me lo entienda acá en Nuevo León. No lo vamos a hacer así como ley seca, no se trata de hacer la ley seca. No está prohibida la venta, nadie lo ha prohibido. La raza ayer se volcó a comprarla, bueno, pues ya la compraron, ya vendieron, ya se beneficiaron los que la venden, y ojalá esos que la venden se surtan de frijol, y de leche, y harina, y de papel del baño, para que tengan en existencia y eso ayude a que no tengamos desabasto”.

Pues sí, ya se beneficiaron las cerveceras, las vinotecas, los Oxxo y otros distribuidores. Y, probablemente, ya se perjudicaron muchas personas por romper la sana distancia por la estupidez declarativa del Bronco.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.