Por José Jaime Ruiz

@ruizjosejaime

Los familiares de Carlos Loret de Mola debieran tomarle la temperatura. He visto uno de sus recientes videos donde se proyecta desencajado, enrabiado. Es difícil ser analista en sus condiciones, cuando la bilis se derrama apesta a amarillismo. Carlos carece de rectitud y de rigor periodístico. Mendicante de sueldos, se prostituye al mejor postor, antes eran los gobiernos del PRIAN, ahora con los empresarios blandengues-golpistas de la 4T.

Loret de Mola es el representante del mal periodismo mexicano, la basura más excelsa. En su, no aventura, desventura, lo acompañan muchos y muchas. No son compañeros de ideología, son militantes de la mezquindad y la codicia; reaccionarios, quisieran regresar a una etapa superada donde eran los privilegiados del chayote.

Lo de Carlos es el montaje, la farsa, la simulación. Sus simulacros son ya una parte relevante de la historia nacional de la infamia. El montaje de mayor repercusión, por derechos humanos y por sus consecuencias internacionales, fue la detención de Florence Cassez. Loret de Mola llevó el montaje de la mano de Genaro García Luna, hoy preso en Estados Unidos, y a quien lo relacionan con las organizaciones del narcotráfico. ¿Recibió Loret de Mola dinero de García Luna?

Para zafarse de esa terrible situación, Carlos apeló a sus mentiras, a su cobardía: “Lo que yo estaba viendo en mi pantalla en ese momento, que es lo mismo que se estaba viendo al aire en la señal de Televisa, con la información que estaba dando el reportero, con la supervisión encargada a los jefes de las áreas de producción y contenido, quienes no me alertaron de nada extraño”, lo dijo en enero de 2013, en la transmisión de su programa “Primero Noticias”.

Laura Barranco, quien en 2005 aún era coordinadora de información del programa, tiene su versión, ya que le tocó “transmitir la información de su captura (Cassez) y luego supimos que se trató de un montaje”. Más aún, hunde a Loret de Mola, quien dijo, “Yo no me di cuenta de ese montaje; no me di cuenta de esa trampa”. No obstante, Laura Barranco contó a SinEmbargo que en 2013 decidió revelar el chat del noticiero, luego de dichas declaraciones de Loret, ya que ella le pidió en 13 ocasiones que parara, pero el respondía “¿qué no te ha quedado claro que no te pienso hacer caso? Es nota, fin de la historia”.

Actualmente Carlos Loret de Mola es el golpeador mediático número uno en contra de la 4T. Un día sí y otro también discurre en contra del presidente Andrés Manuel López Obrador, le publican sus mentiras en The Washington Post y El Universal y, polivoces posmodernos, hace mancuerna con Víctor Trujillo, Brozo, desde los Estados Unidos.

El director del IMSS, Zoé Robledo, aseguró en la mañanera de hoy: “Hace poco el mismo columnista decía que habíamos comprado guantes de cocina para el Siglo XXI, para la atención de la pandemia y overoles de pintor.

“Se hizo una auditoría por parte del Órgano Interno de Control, se llegó a la conclusión por parte del Órgano Interno de Control en el Seguro Social de la Función Pública que había equipo suficiente y que lo había habido era un taller, pero el problema, como lo ha dicho el presidente, es cuando la gente que no sabe habla con irresponsabilidad.

“Había habido un taller para decirles qué cosas no debían de comprar jamás, qué tipo de guantes no iban a ser útiles, qué tipos de caretas. Esas fotografías alguien se las pasó y asumió que estábamos comprando eso. Se hizo una auditoría documentada, pero eso distrae la atención en donde debe de estar, porque cuando el periodismo es serio, riguroso, claro que nos ayuda mucho para revelar verdaderas, pero cuando es mal intencionado, irresponsable y superficial, obliga a revisar esto”.

Andrés Manuel no se quedó con las ganas. Le preguntó a Zoé:

–Yo no me voy a quedar con la curiosidad, claro que yo no lo sabía. ¿Quién fue ese periodista que dijo que el Seguro había comprado guantes de cocina para atención médica?

–Carlos Loret de Mola.

–Ah, Carlos Loret de Mola. O sea, la gente no lo sabe y no tenemos por qué estar ocultando esas cosas.

Empequeñecido, desencajado y enrabiado, Carlos Loret de Mola debiera disfrutar mejor las monedas que mendiga. Una infusión de tila le haría bien.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.