Cientos de personas protestaron en Harrisburg, Pensilvania, en contra de las restricciones del gobernador para frenar la propagación del COVID-19, como quedarse en casa y cerrar negocios no esenciales.

La protesta, convocada a través de Facebook por un activista proarmas llamado Chris Dorr, se suma a las ocurridas la semana pasada en diversos estados de Estados Unidos, convocadas por líderes republicanos e influidas por el llamado del presidente Donald Trump de “liberar los estados” en contra de los gobernadores.

Los manifestantes se concentraron fuera del capitolio de Harrisburg muy próximos unos de otros y muchos no portaban mascarillas, informó The Philadelphia Inquirer. Con pancartas, los manifestantes pedían al gobernador demócrata, Tom Wolf, abrir los negocios. Portaban consignas como “Dame libertad o dame la muerte”, “Paren el bloqueo”, “Es mi decisión” o “Deja de llorar, Wolf”. Por su parte, la secretaria de Salud de Pensilvania, Rachel Levine, advirtió que si en la protesta no se practicó el distanciamiento social, los participantes están en mayor riesgo de contraer el coronavirus. Paralelamente, el gobernador Wolf extendió la orden de quedarse en casa hasta el 8 de mayo.

ESTÁ WASHINGTON EN CONTRA DE QUEDARSE EN CASA 

Al menos dos mil 500 simpatizantes republicanos se manifestaron este domingo en Olympia, Washington -frente al capitolio- en contra la orden del gobernador, Jay Inslee, de permanecer en casa para frenar la propagación del COVID-19.

En las últimas semanas, las protestas contra las medidas de distanciamiento físico de los gobernadores, han sido convocadas por líderes republicanos que reclaman la reapertura económica de los estados, como ha demandado el presidente Trump. En Washington, la movilización fue convocada por Tyler Miller, miembro del comité estatal republicano.

“No toleraremos esto como la nueva normalidad”, dijo Miller a través de un megafono, de acuerdo con The New York Times. La policía de Washington estimó que al menos dos mil 500 personas asistieron a la reunión.

En las imágenes del medio se aprecia que las personas están concentradas afuera del recinto gubernamental muy próximas unas de otras, sin guardar el distanciamiento físico de dos metros para evitar el contagio de coronavirus y muy pocas portan cubrebocas. Los manifestantes cargaron carteles de apoyo a la campaña presidencial de Trump, así como pancartas con consignas como “el gobierno no es la solución, lo eres tú” o “queremos trabajar”; el evento también atrajo a algunos grupos de personas de extrema derecha, como el Three Percenters

RECHAZAN EN COLORADO CONTRA ORDEN DE PERMANECER EN CASA 

Cientos de personas se manifestaron este domingo en el capitolio de Denver, Colorado, en contra de la orden de permanecer en casa del gobernador, Jared Polis, y de las restricciones a negocios no esenciales para contener la propagación del COVID-19 Se trató de la segunda protesta realizada este domingo en entidades de Estados Unidos, pues al menos dos mil 500 personas se manifestaron en la capital del estado de Washington por el mismo motivo.

Las protestas se suman a las efectuadas esta semana en diferentes estados, las cuales son convocadas por líderes republicanos en las regiones y apoyadas por múltiples simpatizantes del presidente Donald Trump, quien ha presionado a los gobernadores para reabrir económicamente los estados. 

TRUMP FIRMARÁ ORDEN PARA SUSPENDER MIGRACIÓN 

El presidente Donald Trump anunció la noche de este lunes que firmara una orden ejecutiva para suspender la inmigración a Estados Unidos, bajo el argumento de proteger los trabajos de sus ciudadanos y ante el coronavirus. “A la luz del ataque del ´enemigo invisible´ (como llama Trump al COVID-19), así como por la necesidad de proteger los trabajos de nuestros GRANDES ciudadanos americanos, firmaré una orden ejecutiva para suspender temporalmente la inmigración a Estados Unidos”, escribió el mandatario en su cuenta de la red social de Twitter.

Una medida de este tipo generaría desafíos legales inmediatos, pues se trataría de un uso extraordinario del Poder Ejecutivo, apuntó The Hill, además de que implica afectaciones a los derechos humanos de personas inmigrantes.