Tal parece que a los regiomontanos no les preocupa tanto la llegada de la Fase 3 de la contingencia del COVID-19, pues pese a las restricciones se puede observar a un buen número de gente deambulando por las calles del primer cuadro de la ciudad.

Ya sea cargados de bolsas, con algún snack o sin artículo alguno, los regiomontanos ignoran las recomendaciones de salud y caminan sin ningún pendiente por las calles.

Pese a que la mayoría de los comercios permanecen cerrados, la ciudadanía aseguraba que salían por necesidad, a comprar algunas cosas para el hogar.

“Uno se fastidia en casa y como teníamos que surtir algunas cosas, pues aprovechamos y venimos a estirar las piernas un rato”, comentaban los pasantes.

Y mientras unos salían por la necesidad de realizar algunas compras, otros salían meramente a dar la vuelta y a vagar por las calles del centro de Monterrey.

“Vivimos aquí cerca, así que salimos a pasear un rato y que nos del aire para poder aguantar lo que resta de la cuarentena”, mencionaban.

Cabe mencionar que la única indicación que sí acataron   aquellos que salían a las calles, era de la portar cubrebocas y respetar la sana distancia en los diversos lugares donde arribaban.

La avenida Juárez, la avenida Madero, el corredor Morelos, y las calles 5 de Mayo, 15 de Mayo, Juan I. Ramón, Aramberri, Ruperto Martínez y Guerrero, fueron algunos de los puntos de mayormente se pudo observar a una buena cantidad de personas.