El vocero de la Organización Mundial de la Salud (OMSChristian Lindmeier dijo que es posible descubrir casos de COVID-19 anteriores en el tiempo a los que cada país reportó como su primer caso o paciente cero.

Esta afirmación se produjo después de que un médico francés dijo que analizó una muestra de un paciente diagnosticado con neumonía el 27 de diciembre del año pasado, y recientemente se confirmó como caso positivo de COVID-19.

En un estudio publicado por el International Journal of Microbial Agents, médicos de un hospital de París determinaron que entre 14 muestras de pacientes diagnosticados en diciembre por neumonía atípica, uno de ellos realmente pudo haber padecido coronavirus desde el 27 de diciembre. Sin embargo, el primer contagio oficial en Francia no se reportó sino hasta el 24 de enero.

El hombre estuvo enfermo con síntomas evidentes durante 15 días, al igual que sus dos hijos. Los expertos estiman que fue su esposa quien contagio a la familia, debido a que labora en un mercado de mariscos donde la clientela es principalmente de origen chino, y pudo haberlo portado de forma asintomática.

Por ello, en conferencia de prensa, Lindmeier destacó la importancia de que todos los países con casos que presentaran una gravedad atípica “en diciembre, o incluso en noviembre, realicen test” para tener una visión más clara de la pandemia.

China, donde presuntamente se originó el coronavirus, no informó a la OMS hasta el último día del año pasado, aunque todo el mes de diciembre se difundieron noticias sobre una posible nueva enfermedad.

Para el vocero de la OMS no sería raro que la cepa hubiera surgido antes y dijo que, como los médicos regularmente guardan muestras de pacientes con neumonías de diagnóstico complicado, estos test nacionales sobre el origen de los brotes en las naciones son posibles para precisar el verdadero origen de la enfermedad en cada territorio.