El presidente Andrés Manuel López Obrador descartó la propuesta que planteó el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) de elevar la deuda pública en un rango de entre 0.5 y 5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) para enfrentar la crisis generada por la pandemia del COVID-19.

El consejo empresarial manifestó que este endeudamiento sería responsable y llamó a que el mandatario federal se sensibilice y tome acciones para privilegiar la recuperación económica.

«Con todo respeto, nosotros no vamos a continuar con más de lo mismo, no van a haber rescates para los potentados», afirmó López Obrador en conferencia de prensa desde Palacio Nacional.

«El Estado tiene que proteger a todos y no actuar otorgando privilegios para nadie, se tiene que poner adelante el interés general», refirió al indicar que todos los mexicanos, sin importar su condición social, tienen derecho a manifestarse y hacer peticiones al gobierno.

Sin embargo, el mandatario federal señaló que él dará preferencia a los más pobres y no comprometerá su futuro con deuda.

Afirmó que si los grandes empresarios están en crisis y se enfrentan a la quiebra, son ellos los que deben asumir los costos y no el pueblo.

«Si va a ver una quiebra de una empresa, que sea el empresario el que asuma la responsabilidad o los socios o accionistas», puntualizó.