El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell señaló que el semáforo de regreso a “la nueva normalidad“, presentado este miércoles 12 de mayo durante la conferencia mañanera, será modificado cada semana y las posteriores actualizaciones se darán a conocer con la misma periodicidad.

Entrevistado por Denise Maerker para el noticiero radiofónico Atando Cabos, el funcionario explicó que el monitoreo y evaluación de todos los territorios del país se hace de forma diaria, no obstante dada la metodología que se aplica, se requieren lapsos de al menos 7 días para valorar las tendencias de las curvas epidémicas y aplicar los cambios correspondientes.”El semáforo va a cambiar cada semana o cuando menos va a ser presentado públicamente el estado que guarde cada territorio, cada semana. La evaluación la hacemos diario”Hugo López-Gatell

De la misma forma, el funcionario adelantó que posiblemente las actualizaciones del mecanismo serán dadas a conocer al final de cada semana, esto con el objetivo de que se puedan realizar de forma adecuada las adaptaciones correspondientes, cuando se requiera un cambio de color en el semáforo para algún territorio.

No hay manera de garantizar que no haya rebrotes, advierte

Por otro lado, López-Gatell indicó que al menor por el momento no existe ningún método a través del cual se pueda garantizar que no se presente un nuevo brote de coronavirus Covid-19, al exponer que es un dilema completamente nuevo que es analizado no solo por las autoridades de México, sino de todo el mundo.

“No hay manera de garantizar que no haya rebrotes. Todos los países del mundo en este momento estamos elaborando con evidencia científica y conocimiento técnico, pero estamos en un territorio desconocido todos los países” Hugo López-Gatell

Debido a ello, López-Gatell consideró necesario que el riesgo de que se presente un nuevo brote, debe ser contemplado como una posibilidad latente por la ciudadanía, al advertir que un escenario tiene que “estar en la conciencia pública”.

No obstante, afirmó que sí es viable evitar que las consecuencias de un rebrote sean mayores, lo cual dijo, es posible conseguir por medio de un mecanismo de reapertura que se lleve a cabo con completa cautela, y privilegiando el regreso de actividades que representan una menor probabilidad de producir contagios masivos, como ha planteado el gobierno federal.