La Secretaría de Salud de Nuevo León informó que han encontrado decenas de asilos o residencias de ancianos, sin licencia sobre los lineamientos de operación por lo que temen del surgimiento de brotes de coronavirus Covid-19 no detectados dentro de este sector de adultos mayores que es escasamente regulado.

De acuerdo con la agencia Reuters, la dependencia local inició una inspección de asilos luego de que se reportaron casos positivos de Covid-19 en tres residencias privadas de ancianos en Nuevo León; hasta ahora 40 centros no registrados han sido cerrados en ciudades como Monterrey.

Las autoridades de salud no han confirmado hallazgo de brotes en las instalaciones sin licencia pero pidieron a las familias recoger de estos asilos a sus parientes ancianos. Hasta el 25 de mayo, había 88 casos confirmados del virus en cuatro residencias privadas de Nuevo León.“Había unas condiciones de higiene deplorables, donde dormían prácticamente estaban hacinados, estaban pegadas todas las camas, los baños sucios sin papel sanitario”.Manuel de la O Cavazos

Finalmente, Manuel de la O Cavazos, secretario de Salud del estado no identificó a los asilos por su nombre pero señaló que continuarán con la inspección pues reiteró que los centro que no cumplen con los lineamiento de salud y sanidad, podrían llevar a los hospitales de Monterrey al límite de su capacidad.

En México, según cifras oficiales, al menos 19 personas han muerto tras contagiarse de coronavirus en hogares de ancianos.

Muerte por Covid-19 en asilo de Latinoamérica

Hasta ahora, Latinoamérica no ha registrado grandes brotes y muertes masivas relacionados con el coronavirus en centros de cuidado de ancianos, a comparación con otras partes del mundo. En parte, esto puede reflejar una cultura de cuidado de las personas adultas mayores en familias multigeneracionales.

En América Latina, alrededor del 0.5% de ellos viven en centros de cuidado colectivo, según el Banco Interamericano de Desarrollo, cifra menor al 3% en Estados Unidos, según la Oficina del Censo de ese país.

Los casos más graves de brotes en asilos han ocurrido en Argentina y Brasil que suman 70 personas muertas en los hogares de ancianos.