Las automotrices japonesas prefieren pagar más en sueldos de trabajadores en México, o incluso pagar tarifas arancelarias que mudarse a Estados Unidos (EU).

Así lo señala el portal de noticias japonés Asian Nikkei Review, que destaca que esa posición es contrario a lo que el presidente estadounidense Donald Trump esperaba lograr con el T-MEC, el cual promovió como un motor de creación de empleo estadounidense.

Lo que se tenía contemplado con el T-MEC era una igualdad de condiciones entre Estados Unidos, Canadá y México para atraer inversiones, sobre todo ahora que se requiere que el 40 por ciento o más de las piezas para cada vehículo de pasajeros sean fabricadas por trabajadores a quienes se les pague al menos 16 dólares (355 pesos) por hora para no pagar aranceles en la región. 

Con ello, Trump pensó que armadoras como Toyota, Honda, Mazda o Nissan reubicarían sus operaciones o por lo menos su producción en Estados Unidos, que suele tener, en general, sueldos que cumplen con las nuevas normas.

“Sin embargo, esto parece ser una ilusión”, señala el portal informativo, que subraya que la proporción de piezas de EU y Canadá entre los vehículos ensamblados en México vendidos en EU fue del 13.5 por ciento en 2018, según la Administración de Seguridad del Tráfico en Carreteras del Departamento de Transporte estadounidense.

Cuestiones que tiene México a su favor

Asian Nikkei Review explica que Donald Trump tenía como teoría que la producción de EU aumentaría inevitablemente para cumplir con el requisito del 40 por ciento.

Sin embargo, los fabricantes de automóviles japoneses, que ya habían posicionado sus bases de producción de acuerdo con el antiguo régimen del TLCAN, no están simplemente dispuestos a aumentar las apuestas y volver a desplegar con el T-MEC.

Por ejemplo, Nissan tiene a su planta más eficiente fuera de Japón en México, en el dúo de Nissan A1 y A2 en Aguascalientes.

Otro de los ejemplos que da dicho medio es Nikkei: “El fabricante de piezas afiliado a Honda Motor, Keihin, aumentará el salario por hora de los empleados de una fábrica en México a 16 dólares (355 pesos) el próximo mes, el triple de la tasa promedio de una fábrica de autopartes en México, pero aún más barato que hacer una mudanza”.

Debido a que la pandemia del Covid-19, se han afectado las ganancias y el costo de la producción en movimiento probablemente será demasiado oneroso en el futuro previsible.

Asian Nikkei Review detalla que otro fabricante de componentes, que es Piolax, con sede en Nuevo León, incrementará el salario por hora en su planta mexicana a 16 dólares en el transcurso de la segunda mitad del año, según el reporte de Nikkei. 

Esa compañía instala robots para aumentar su grado de automatización y mitigar el aumento de los costos laborales, comentó el presidente Yukihiko Shimazu en un comunicado. Esta es otra tendencia que veremos repetirse en los meses y años venideros.

No es fácil para Toyota Motor cambiarse a EU

En tanto, a Toyota Motor, que construyó una nueva planta en México en 2015, tampoco le resulta fácil cambiar de planes, indica Asian Nikkei Review. 

La nueva planta comenzó la producción a gran escala de camionetas en febrero. Los camiones son populares en EU. Y estarían sujetos a una tarifa del 25 por ciento si no cumplen con los requisitos de contenido del T-MEC. Pero si Toyota no opera la fábrica, no puede recuperar su inversión.

El fabricante dijo al gobierno de EU que invertirá 13 mil millones en Estados Unidos durante un periodo de cinco años a partir de 2017, pero la mayor parte de este compromiso se hizo antes de que Trump fuera presidente.

Los consumidores finalmente pagarán el precio por una producción ineficiente y un mayor flujo de componentes. El Centro de Investigación Automotriz de la agencia de investigación de EU estima que del 13 por ciento al 24 por ciento de todos los automóviles vendidos en los EU Estarán sujetos a aranceles. Si los fabricantes de automóviles pasan estos costos, los precios aumentarán en 470 dólares (10 mil pesos) a  2 mil 200 (48 mil pesos).

Las armadoras y autoparteras japonesas aún creen en México, y reconocen que su mercado interno así como su capacidad de manufactura para la exportación es de calidad mundial, y no dejarán ir eso tan fácil, pese a las dificultades y decisiones difíciles que tengan que tomar en el camino, puntualiza el portal japonés.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.