Por Félix Cortés Camarillo

Willkomen, bienvenue, welcome!

Fremde, étranger, stranger

Glüklich zu sehen, je suis enchanté

Happy to see you, bleibe, reste, stay…

Cabaret, John Kander, Fred Ebb

No, el presidente Trump no quiere que su huésped a partir de mañana se quede, como dice la canción con la que abría Joel Grey el musical que nos cautivó con Liza Minelli. En otra versión de lo que inventó Carlos Marín en Milenio a propósito de Fidel Castro en México, en Washington Trump diría el miércoles por la noche, “cenas y te vas”, aunque los corifeítos que rodean al presidente López le están seduciendo para hacer su conferencia de prensa del jueves en la mañana desde Washington.

Ojalá que Andrés Manuel compre la trampa.

Si así sucede, y su entorno decide hacer una “conferencia de prensa” en Washington, todos van a aprender lo que es canela fina. Porque eso sí debe ser una conferencia de prensa, con periodistas en el auditorio. Muy probablemente con muy pocos de los paleros de primera fila en Palacio Nacional, con preguntas preparadas para que el presidente López se explaye -una vez más- con sus clichés conocidos. Si los organizadores de ese sainete no invitan a los periodistas de los medios gringos, será una farsa más. Si no es así, Andrés Manuel tendrá que responder a los cuestionamientos que -antes de la reunión con Trump- le van a hacer los migrantes mexicanos, que el presidente no quiere ver pero que se van a manifestar frente al monumento a Juárez.

Ya no es tiempo de seguir ocultando la cabeza en la arena, como los avestruces: esa postura suele dejar al descubierto y en peligro otras partes del pudoroso cuerpo.

Ahora bien aunque usted no lo crea, hay en México todavía una subespecie que son los optimistas. Creen que hay la posibilidad de que en el portafolios del presidente López el jueves traiga una sorpresa que nos dirá el lunes. Inversiones, que es lo que necesita el país para salir de esta crisis, en donde lo que hace falta son empleos.

Eso después de que el embajador de Estados Unidos, Landau, les dijo a los dueños del dinero en su país que no es recomendable invertir en éste.

Aquí sólo invierte el que quiere ganar votos. De uno y otro lado del Río Bravo.

PREGUNTA PARA LA MAÑANERA PORQUE NO ME DEJAN ENTRAR SIN TAPABOCAS: Con todo respeto, Señor Presidente, ¿puede usted decirle a los mexicanos si el testigo protegido Emilio Lozoya Austin, sospechoso de ser un pillo de siete suelas cómplice de pillos de 21 suelas, será llevado cuando llegue de España, del aeropuerto Benito Juárez a algún reclusorio o al hotel Four Seasons?

‎felixcortescama@gmail.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.