Por experiencia propia sé que negociar arrendamientos de equipos de todo tipo, pero más los de computo, son un asunto complejo y comprometido, la letra chiquita siempre deja espacio para excepciones que después aumentan los costos de vida de los contratos y las supuestas ventajas de los planes de arrendamiento se diluyen y en muchos casos terminan siendo más caros de lo presupuestado.

Es muy seguro que el problema de las computadoras de los empleados de la Secretaría de Economía por ahí vaya, pero eso al final se resolvería con una buena negociación. Lo que no esta claro es qué fue lo que le contaron al presidente para que en su conferencia dijera tantas tonterías acerca del tema.

Claro que se puede trabajar sin computadoras pero hacerlo es condenarse a regresar los 70´s del siglo pasado, a la época del correo, oficios, copias y mas copias, archivos de papel y mas papel, plazos y mas plazos, y la tramitología se atoraría, así de simple.

Han inventado tantas reglas y procedimientos que el comercio exterior entre otras cosas se pararía, claro que se podría volver a echar a volar las Tres Carabelas de Colón y con ellas hacer todo, pero como que no sería lo más recomendable.

Respecto a compartir los equipos de cómputo es un riesgo enorme para la integralidad y resguardo de datos, volver  a los kioscos de equipo en las oficinas es un absurdo que sólo en la mente de alguien muy engañado y confiado en sus directivos puede pensarlo como algo factible.

Pero lo que más preocupa no es su poco interés real en todos los temas de modernización o tecnología, el hombre nunca ha trabajado en su vida y desconoce de todo lo relativo al mundo real, pues siempre vivió de y para la grilla, lo más difícil es que ya son demasiados desvaríos y confrontaciones , y se irán acumulando en tanto continue con su campaña electoral.

Se aprecia su molestia con casi cualquier pregunta que no está en el script con el que se levanta cada día. Se confronta con lo reporteros sin considerar que su mecanismo de conferencia diaria lo expone por diseño a no encontrar respuestas, información o conocimientos para todos los temas, por mas intuición que piense que tiene.

El presidente pretende dictar la agenda del país todos los días y entonces siempre habrá preguntas, repreguntas, cuestionamientos y opiniones, como resultó este asunto de las computadoras.

Al principio de su administración al menos se daba tiempo para acumular datos en fecha posterior o le entregaba el micrófono a algun ejecutivo, pero ya no lo hace, quizas porque percibió que su equipo esta formado por gente pequeña en habilidades o porque no quiere exponerlos, lo cierto es que solo se pone en mala posición y deja ver su poca ejecutividad para el cargo.

Reducir el gasto de  administración para hacer organizaciones mas esbeltas empieza por una profunda reingeniería de sus procesos, que debería ser algo continuo. Pero, adelgazarla porque se quiere ahorrar para sostener los programas sociales a como de lugar, es contraproducente para cualquier entidad, mas en el gobierno que en cualquier otra esfera.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.