Por Félix Cortés Camarillo

La semana pasada mi cuate, Salvador Rivera –excelente tenor lírico– recibió en el hospital lo que él pensaba era la más anhelada y grata noticia que podía soñar: ya libraste el Covid 19; te puedes ir a tu casa. Hay casi cincuenta mil mexicanos que no recibieron ese mensaje.

 A todos nos dio un gusto enorme, y ya lo veíamos de nuevo activo y muy pronto cantando las arias y canciones románticas que su mentor, Roberto El Chato Parada, nos cantaba en cada uno de los restoranes que inventó.

El asunto es mucho más complicado. Si este mal es cruento, la convalecencia es peor. Deshacerse del coronavirus y sus implicaciones puede parecer grato. Pero un paciente que está saliendo de la infección está condenado a una tremenda debilidad de su estructura muscular y aparato respiratorio. Caminar tres pasos en el cuarto equivale a haber corrido una maratón. No es posible ir al excusado sin asistencia o bañarse solo. Respirar con los pulmones cuesta un huevo de los de abajo.Y el pronóstico es que esa situación durará dos meses al menos.

Se supone que no hay posibilidad de retorno del virus; incluso, que el haberlo sufrido nos dota de ciertos anticuerpos que podemos compartir con otras posibles víctimas a manera de vacuna.

 Será.

 Pero hay otro asunto que me ocupa. Salvador vive de y para cantar. Yo no conozco los procedimientos de entubación que los enfermos del Covid 19 tienen que sufrir, pero me imagino lo que se siente que te metan un tubo por el cuello para que puedas respirar y lo que se debe sentir cuando de ahí lo sacan. Y lo que sigue. Pero si mi cuate no puede recuperar su voz, es como si se hubiese muerto.

Yo, que no soy creyente, estoy convencido de que Chava se recuperará para hacer lo que ama. Porque de la misma manera de que tenemos que amar lo que hacemos, hay que hacer lo que amamos.

¡Ánimo, Chava!

PREGUNTA PARA LA MAÑANERA PORQUE NO ME DEJAN ENTRAR SIN TAPABOCAS: Con todo respeto, Señor Presidente, ¿no tiene alguien de su confianza que le informe de las maromas que se hacen para que Lozoya no piso bote y solamente cante el aria que usted compone?

‎felixcortescama@gmail.com