El expresidente de ColombiaÁlvaro Uribe, enfrenta una orden de detención domiciliaria que giró la Corte Suprema de Justicia como parte de un proceso que se le sigue por un presunto fraude procesal y soborno de testigos.

A través de su cuenta en Twitter, el también senador afirmó que la “privación” de su libertad era algo que le causaba “profunda tristeza” por su familia y los colombianos que señaló aún creían que él había hecho algo bueno por su país.

El caso en contra de Álvaro Uribe inició en 2012 cuando el propio expresidente demandó por manipulación de testigos al senador de Polo Democrático Alternativo (PDA), Iván Cepeda, quien entonces preparaba una denuncia ante el Congreso de Colombia por presuntos vínculos del primero con el paramilitarismo.

La demanda acabó volviéndose en contra del expresidente, el primero en el país latinoamericano al cual se ordena su detención, luego de que lo recibiera el magistrado José Luis Barceló, quien decidió abrir una investigación contra Uribe Vélez por presunta manipulación de testigos.

La Corte Suprema de Justicia escuchó en octubre de 2019 a Álvaro Uribe y realizó otras diligencias con base en las cuales decidió este martes 4 de agosto ordenar su detención domiciliaria, recupera la agencia EFE.

El partido Centro Democrático, que fue fundado por el hoy detenido y que se encuentra en el poder, expresó su “grave preocupación” por versiones que circulaban sobre un posible fallo contrario a su fundador.

Uribe responde al proceso penal en la Corte Suprema de Justiciadebido a que por su fuero de senador su caso queda fuera de la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes –responsable de los procesos a los expresidentes-.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.