Por Félix Cortés Camarillo

El glifosato es un feroz herbicida de amplio impacto, desarrollado por la firma norteamericana Monsanto que se vende bajo la marca comercial Roundup, luego de la fusión de Monsanto con la Bayer de Leverkusen. Monsanto arrastra una mala fama como depredadora del medio ambiente, alteradora de la genética vegetal y genuino peligro para la vida humana y animal.

Monsanto no fue muy lejos por complicidades. Bayer tiene un historial parecido pero más antiguo: el gas Zyklon, que se usó en las cámaras de exterminio de los campos nazis de concentración era producida precisamente por esa firma.

Pues resulta que muy lejos de los campos de cultivo el glifosato ha resultado ser el detonador de un potente torpedo debajo de la línea de flotación de la cuarta simulación, si resulta que la grabación de audio difundida en medios se comprueba verídica. El acaso sería así:

Resulta que la secretaría de Agricultura, que encabeza Víctor Villalobos, emitió un comunicado revelando los planes para introducir a la agricultura mexicana el famoso herbicida. Víctor Manuel Toledo Manzur, secretario del Medio Ambiente y Recursos Naturales pasóse a incomodar porque no fue consultado sobre dicho documento y porque como ecologista de larga trayectoria que es se opone al uso del herbicida de marras.

Toledo Manzur no sólo decidió hacer público su desacuerdo y exigir una disculpa de la secretaría de Agricultura:: abundó en críticas por la frágil estructura, si es que hay alguna, del sistema del presidente López Obrador y su gabinete. Reveló las pugnas internas entre los titulares de diferentes secretarías, sin dar sus nombres.

Hizo saber de una reunión de gabinete convocada para aprobar el establecimiento de un megaproyecto norteamericano en el sureste de México que según su versión no se llevó a cabo afortunadamente. Reveló de las maniobras internas para cancelar la cervecera de Constelation Brands en Mexicali y el clima de intrigas y manipulaciones que se vive en el gobierno federal. De manera particular se refiere al poder desarrollado por Alfonso Romo Garza, próspero empresario en la industria agrobiológica, el mundo de las finanzas, luego de haber conducido con éxito la Cigarrera La Moderna.

No está el ecologista Toledo Manzur descubriendo el hilo negro. La falta de cohesión, programa, disciplina y compañerismo entre los miembros del gabinete del presidente López es mucho más que evidente, llegando a los extremos de que el mismo presidente ha tenido que contradecir, corregir y regañar en público a sus secretarios de Estado. Más de un par ha tenido que dejar sus cargos, y de otros el rumor de su salida del gabinete se da con frecuencia, así sea por iniciativa propia o como producto del fuego amigo.

En el momento en que esto escribo, el presidente López sigue de gira por el norte del país y no se conoce reacción alguna al discurso agresivo de Toledo Manzur, ni hay quien lo haya desmentido. La lógica apunta a que su jefe le pedirá que renuncie a su cargo; López Obrador no es muy proclive a aceptar este tipo de posturas. Si no le pide la renuncia o no lo despide, el presidente estará dando una muestra de debilidad que no soporta. La mejor prueba de esta actitud es la petición de salida del gabinete del doctor López-Gatell. Que sólo ha servido para amacizar al controvertido subsecretario en su puesto.

PREGUNTA para la mañanera, porque no me dejan entrar sin tapabocas: Con todo respeto, Señor Presidente, ¿en qué medida disminuirán el índice de contagios del coronavirus y la mortalidad del mal que provoca el toque militar, el minuto de silencio y los aplausos a las víctimas fallecidas todos los días a las doce?

‎felixcortescama@gmail.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.