La espectacular temporada de los Wolves de Raúl Jiménez sigue mejorando. El equipo inglés selló su pase a los cuartos de final de la Europa League tras vencer 1-0 al Olympiakos en el partido de vuelta, gracias a un gol de penalti del mexicano. 

El único tanto del encuentro cayó al minuto 9, cuando, dos minutos antes, el árbitro marcó una pena máxima. El encargado de cobrar desde los 11 pasos fue el especialista Jiménez, quien demostró por qué es uno de los mejores cobradores del mundo desde el manchón. 

Con el gol ante el conjunto helénico, Jiménez llegó a 10 goles en esta edición de la Europa League, aunque de manera ‘oficial’ cuenta con cuatro, ya que los otros seis los marcó en la fase previa. 

Además, con este gol, el canterano del América llegó a 27 goles en lo que va de la temporada, en todas las competencias (17 Premier League, 4 Europa League y 6 fase previa Europa League).

El VAR salvó a los Wolves

El Olympiakos se volcó al ataque en busca del gol que les acercara a la calificación y fue así como al minuto 28 logró marcar el gol de la igualada; sin embargo, tras revisar la jugada en el VAR, el tanto fue anulado debido a una apretada posición adelantada. 

El resto del encuentro, pese a que ya no hubo goles, fue de auténtico drama. El cuadro helénico tuvo al menos un par de oportunidades para marcar el gol que alargara la definición a los tiempos extras, mientras que los Wolves no supieron aprovechar las pocas jugadas claras que se les presentaron. 

Por fortuna para los dirigidos por Nuno Espírito Santo, el tiempo llegó a su fin y los Wolves ganaron el partido 1-0 (2-1 marcador global), resultado con el que avanzan a los cuartos de final del torneo. 

El próximo rival del equipo de Raúl Jiménez será el Sevilla, equipo que viene de vencer a la Roma y que es uno de los máximos candidatos a llevarse el título, ya que es el más ganador del certamen con cinco trofeos. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.