Nuevo León es el número 1 en choques por entidad en los últimos 5 años, y desde hace muchos encabeza los atropellos fatales de peatones y ciclistas, situación que las autoridades estatales y municipales no han logrado solucionar, y el problema crece cada día que es un peligro salir a pedalear en bici.

Sin duda que con la pandemia del Covid 19 se mantiene la crisis de seguridad ciclista en toda el Área Metropolitana de Monterrey, que se ha hecho más evidente con los siniestros de las últimas semanas, de los que hubo al menos 5 muertes de ciclistas.

 Que son muchos los beneficios que trae el uso de la bicicleta todos lo sabemos, como sabemos también que es muy peligroso hacerlo aquí, ya sea de paseo, para ejercitarse, ir a la escuela o el trabajo, porque no existe una cultura de respeto para el ciclista, y no hay leyes ni reglamentos que los protejan.

Ha habido casos en los que el conductor de un coche le echa la culpa al ciclista del accidente. Por el ejemplo el caso del señor Jaccuzi que se declaró inocente de atropellar y matar a una ciclista y huir, cuando manejaba presuntamente alcoholizado en el municipio de San Pedro. El caso está en los tribunales.

Desde hace ya bastantito tiempo alcaldes han tratado de implementar las ciclovías para fomentar el uso de la bicicleta, pero ha quedado en proyectos que no terminan de arrancar y luego quedan en el abandono, mientras el peligro sigue ahí para los ciclistas.

Hace una semana o dos, Diputados del PAN y el alcalde de San Nicolás propusieron poner ciclovías por el carril de alta velocidad, situación que le pareció buena al Instituto de Movilidad que proyecta hacerlo en la avenida Cuauhtémoc en Monterrey.

Colectivos como Pueblo Bicicletero y Rodada Feminista manifestaron su rechazo y señalaron que las ciclovías van por la derecha en cualquier ciudad donde el carril de alta velocidad sea el de la izquierda. 

E imploran: “Por favor hagámosle saber esto a los políticos ocurrentes. De manera muy especial, que se entere el director del Instituto de Movilidad y Accesibilidad, quien anunció que pretende invertir recursos públicos en una ciclovía junto al carril de alta velocidad de una de las avenidas más importantes del Centro de la ciudad de Monterrey

Pueblo Bicicletero ya presentó argumentos técnicos, normativos y basados en estándares internacionales, que la ciclovía de la avenida Cuauhtémoc tiene que ir por la derecha y hasta presentó en su sitio web propuestas puntuales de cómo hacer esto posible.

“Esta ciudad también la habitamos personas que nos trasladamos en bicicleta todos los días y, urge que se entienda que muchas personas se suben a la bicicleta no es para fines deportivos, sino por necesidad en una de las ciudades con el transporte público más caro e ineficiente de México”, señaló un usuario. 

LA RESPONSABILIDAD ESTÁ EN LOS AUTOMOVILISTAS

Es evidente que la mayor parte de la responsabilidad cuando ocurre un atropello de peatón o ciclista está en los automovilistas. 

Rodada Feminista pidió que se trabaje en bajar la velocidad, guardar al menos 1.5 metros de distancia al rebasar a una ciclista y respetar el derecho de los ciclistas a utilizar todo el carril en cualquier calle o avenida.

A los políticos ocurrentes les exigen que tomen decisiones basadas en evidencia, que rindan cuentas y, sobre todo, que la protección de la vida de las personas ciclistas esté al centro de la toma de decisiones en todo proyecto de infraestructura vial.

El mayor factor de riesgo para los ciclistas es la velocidad, y es poco lo que se hace para regularlo pues por todas las avenidas, principalmente, nadie respeta el límite de velocidad, y ocurre también en muchas calles.

La Secretaría de Salud elaboró una Guía de Intervenciones para la Prevención de Lesiones en Ciclistas Urbanos en donde señala que el uso de vehículos de automotor a altas velocidades se ha visto directamente relacionado con una baja seguridad en las calles, particularmente para peatones y ciclistas.

Cuando un conductor circula a una velocidad de 30 km/h requiere un espacio de 13 metros para frenar, mientras que a 50 km/h el espacio necesario se duplica.

La velocidad influye también en la gravedad de la colisión.

La probabilidad de sobrevivir a una colisión disminuye dra´sticamente al incrementar la velocidad del automóvil.

La velocidad no solo afecta la seguridad de los ciclistas actuales, sino la percepcio´n de la seguridad y la motivacio´n para utilizar una bicicleta por parte de los ciclistas potenciales. 

HACIA LA ÉPOCA DE ORO DEL CICLISMO

Mientras en México avanzamos a paso lento para dejar el carro y subirse a la bicicleta, en otros países como Holanda, e Inglaterra es otra cosa.

La última semana de julio el Primer Ministro del Reino Unido, Boris Johnson, anunció un plan revolucionario para “realizar la transformación más radical en las ciudades desde la llegada de los vehículos motorizados”.

Dijo que invertirán 56 mil millones en infraestructura ciclista y peatonal, biciescuelas para enseñar a las personas a rodar, apoyos en la compra de bicis eléctricas, y se fomentará que el sistema de salud recete y ofrezca bicis a sus pacientes.

Mientras tanto aquí en México si quieres salir a rodar en tu bicicleta durante esta pandemia y evitar el contagio del Covid 19 los especialistas de la salud recomiendan usar cubrebocas que permitan la adecuada oxigenación.

Usar lentes que creen una barrera de seguridad y protejan ampliamente los ojos.

Aplicar gel y lavado de manos antes y después de usar la bicicleta, no rodar en grupo, mantener distancia de alrededor de 15 a 20 metros al ciclista más próximo y no tocarse la cara.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.