China comenzó una estricta campaña contra la producción y uso de vacunas ilegales para la peste porcina africana, informó el Ministerio de Agricultura y Asuntos Rurales de ese país.

China encontró que estas vacunas ilegales han circulado en el mercado desde hace meses y están siendo usadas con más frecuencia, lo que podría complicar la introducción de un producto aprobado oficialmente, publicó la agencia Reuters.

Para esta enfermedad no existe cura ni una vacuna aprobada en ninguna parte del mundo, pero China está próxima a aprobar la primera vacuna. La semana pasada las autoridades dijeron que están ampliando los ensayos clínicos sobre un candidato prometedor.

La prensa estatal informó en mayo que la policía de la ciudad de Chongqing detuvo a siete personas por producir una vacuna falsa contra la peste porcina africana.

Esta será la nueva campaña más fuerte contra estas vacunas ilegales, la cual contempla inspecciones en laboratorios veterinarios, productores de medicamentos y criadores de cerdos.

China está tratando de reconstruir su hato de cerdos después de que la peste porcina africana mató a millones de animales entre 2018 y 2019, publicó Reuters.

¿Qué es la peste porcina africana?

La peste porcina africana es una enfermedad hemorrágica altamente contagiosa que afecta a los cerdos domésticos y jabalíes bverrugosos, europeos y americanos, señala la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).

Esta enfermedad es endémica de África Subsahariana; en Europa en Cerdeña, Italia; también han aparecido focos en Georgia en 2007 y en algunos países del Caribe.

Los síntomas son fiebre alta, pérdida de apetito, hemorragias de la piel y órganos internos; el animal puede morir entre dos y diez días después. Latasa de mortalidad puede alcanzar el 100 por ciento.

La OIE recuerda que no existe tratamiento ni vacuna contra la peste porcina africana.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.