Por Francisco Tijerina Elguezabal

“Es bueno acostumbrarse a la fatiga y a la carrera, pero no hay que forzar la marcha.” // Cicerón

El tiempo inexorable avanza y marca la hora del inicio de las campañas políticas.

No me refiero a la formalidad de los espacios que definen las autoridades electorales, sino a los verdaderos, los reales, los que marcan las ambiciones de los participantes que, desde hace tiempo sabemos, nunca se detienen en una carrera eterna por alcanzar la candidatura; la campaña es permanente, pero aún con lo anterior, existen unos tiempos que para el caso de la elección local del 2021 en Nuevo León, comienzan justamente hoy.

Todo pronunciamiento o silencio, acción o inacción, tendrá un significado que es necesario saber leer para anticiparse.

La vieja frase de don Fidel Velázquez de “el que se mueve no sale en la foto” hoy resulta inversamente proporcional, aunque es necesario tener una buena dosis de prudencia para no moverse de más y terminan “fundido” en el intento.

Es tiempo de promesas y adhesiones que de antemano saben unos y otros que pueden no ser cumplidas, es tiempo de poner precio a una renuncia a los sueños y aspiraciones personales, es la hora de alinearse si de verdad se cree en un proyecto y si se puede confiar en la promesa de un futuro; para otros, es tiempo de saltar del barco y soltar amarras, de tirar el lastre y dejarse llevar a nuevos puertos, de jugársela en un volado de esos de “todo o nada”.

Ya están ahí, en la línea de salida y tras el clásico sonido de la trompeta se escucha en la megafonía el mítico grito de “¡Aaaaaaaaaaarrancan!”.

ftijerin@rtvnews.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.