Dos de los glaciares más importantes de la Antártida se están derritiendo a un ritmo cinco veces más acelerado del que se había pronosticado y si la situación empeora y el glaciar Thwaites colapsa, el nivel del mar podrían aumentar 65 centímetros en todo el mundo.

Así lo alertaron científicos británicos y estadounidenses, con base en un estudio divulgado el pasado 9 de septiembre por la fundación Thwaites Glacier Collaboration.

Los investigadores señalaron que por primera vez lograron realizar una cartografía de los profundos canales del lecho marino que se sitúan frente al glaciar Thwaites, ubicado en la Antártida occidental.

Los resultados expusieron que dichos canales provocan que el agua caliente se filtre y afecte a la parte inferior del glaciar, generando así su descomposición.

Los expertos señalaron que la línea de asentamiento, es decir, el área donde la base del glaciar toca el suelo submarino, ha estado retrocediendo de manera rápida en las últimas décadas, ya que, a medida que el agua más templada se desliza debajo del manto flotante de hielo, erosiona su base.

Kelly Hogan, geofísica marina del instituto British Antarctic Survey (BAS) y autora de la investigación, destacó al respecto:“Lo que hemos descubierto es que en realidad son mucho más grandes de lo que se pensaba, hasta 600 metros de profundidad. Piensen en seis campos de fútbol uno tras otro”Kelly Hogan, geofísica marina

En declaraciones a la BBC, Hogan explicó que estos canales son “tan profundos y tan anchos”, que permiten que se filtre mucha más agua templada “que derrite el frente flotante de Thwaites, así como el hielo que descansa sobre el lecho marino”.

El glaciar, que es del tamaño de la isla de Gran Bretaña o del estado de Florida, en Estados Unidos, perdía poco más de 10 mil millones de toneladas anuales en la década de los 90; ahora pierde unos 80 mil millones de toneladas al año, lo que contribuye aproximadamente al 4 por ciento del aumento anual del nivel del mar en todo el planeta.

Aunque su colapso no es próximo, en caso de que ocurra podría elevar en 65 centímetros el nivel del mar.

Algo similar ocurre con el glaciar Paine Island. Tan sólo en los últimos 6 años su parte occidental y central se ha reducido en un 30 por ciento. Esta área equivale al tamaño de la ciudad de Los Ángeles. Ambos glaciares contribuyen con el 5 por ciento del aumento global del nivel del mar.