Con un tanto de Leo Fernández y otro más de Nicolás López, uno de ellos en la primera mitad y el otro en la parte complementaria, los Tigres derrotaron 2-0 al Monterrey y se llevaron la edición 124 del Clásico Regiomontano.

El cuadro de Ferreti mostró la jerarquía y los años de experiencia para este tipo de cotejos, ya que a pesar de iniciar mal el duelo tras los embates del Monterrey en los primeros minutos de juego, después apareció Leo Fernández al minuto 24 y puso el 1-0.

El juego fue cerrado y parejo durante los 90 minutos de juego, pero ahora de nueva cuenta aparecieron los jugadores importantes en los felinos para soportar los ataques de Monterrey y colgar otro cero en el presente certamen.

Al minuto cinco de la primera mitad, Celso Ortiz mandó un pase filtrado sobre los centrales de Tigres y la pelota le llegó al marfileño Aké Loba, quien tras la salida de Nahuel punteó el esférico pero el Patón desvío con la pierna derecha y salvó a felinos del 1-0 en contra.

Los mejores momentos del Monterrey fueron en los primeros 10 minutos del encuentro, ya que ahora Rogelio Funes Mori, al ocho de acción, disparó desde el sector izquierdo del área chica y colocó la redonda al ángulo inferior izquierdo del arco defendido por el arquero Nahuel Guzmán, pero para suerte del guardameta la pelota se incrustó en el poste y de nueva cuenta contarían con la fortuna de no padecer el tanto en contra.

Pero cuando mejor jugaba el Monterrey, anotó Tigres el 1-0. Nicolás Sánchez cortó de mala manera un embate de Leo Fernández y la pelota le quedó al Chaka Rodríguez, quien disparó de manera raza sobre la altura del manchón de penal y el propio Leo llegó solo y a su merced para barrerse y mandar la pelota a las redes al 24 de acción.

Ese gol facilitó a unos felinos que se ubicaron mejor en la última zona y nulificaron los ataques del Monterrey, esto en la segunda mitad, incluso los felinos tuvieron varias oportunidades de anotar el 2-0 en los primeros minutos de la parte complementaria pero Hugo González tapó un disparo de Julián Quiñones y después el lateral Daniel Parra soportó un fogonazo de Gignac que hubiera sigo el segundo tanto del duelo.

El segundo tanto de Tigres se gestó desde un contragolpe que inició el arquero Nahuel Guzmán, quien con la mano derecha sacó de manera rápida la redonda y esta misma llegó hacia el chileno Eduardo Vargas, quien condujo la misma, filtró con ventaja hacia Nicolás López y el uruguayo bombeó el esférico sobre la salida de Hugo González para poner el segundo del encuentro al minuto 78.

Ese gol mató al Monterrey, ya que este equipo no generó una oportunidad clara de gol para acercarse en el marcador y lo más cercano que estuvieron de anotar fue en una jugada desde fuera del área que realizó Dorlan Pabón, quien al minuto 81 disparó desde fuera del área pero Nahuel Guzmán se lanzó a su lado derecho y mandó la esférica a tiro de esquina.

Oscar Mejía García, árbitro central del encuentro, pitó el final del mismo y los Tigres se llevaron la victoria en este clásico regiomontano, siendo que con ésto alcanzaron las 20 unidades en el campeonato y enfrentarán el próximo sábado 3 de Octubre al Atlético de San Luis, esto desde el Estadio Universitario en punto de las 19:00 horas de la noche.