A través de un comunicado, la Agencia Espacial Europea (ESA por sus siglas en inglés), advirtió sobre los riesgos que la creciente basura espacial que orbita alrededor de la Tierra puede provocar, por lo que han recomendado emprender acciones para mitigar el problema.

Cohetes, naves espaciales e instrumentos han sido lanzados al espacio exterior desde 1957 sin saber en realidad qué hacer con ellos una vez que su vida útil termina; esto ha causado miles de explosiones que a su vez provocan más residuos espaciales.

De hecho, estas explosiones han contribuido en mayor medida a que la basura espacial se propague de manera descontrolada y, aunque se han tomado las medidas necesarias no hay una disminución visible sobre esta problemática, esto de acuerdo a Holger Krang, jefe del Programa de Seguridad Especial de la ESA.“Se necesita desarrollar y proporcionar tecnologías para que las medidas de prevención de desechos sean a prueba de fallos”Holger Krang

Entre las varias medidas que se han empleado a lo largo del tiempo ante la problemática de los desechos espaciales, son la creación y diseño de naves espaciales que minimicen la cantidad de material requerido y trasladar estas naves hacia una “órbita cementerio” para evitar posibles coaliciones y que se generen así mas desperdicios.

De hecho, este problema ha sido tal que al menos en tres ocasiones la Estación Espacial Internacional ha tenido que realizar maniobras de emergencia para evitar coaliciones con los fragmentos de basura que se encuentran flotando en todo el espacio exterior.

La ESA advierte que, al menos en las últimas dos décadas se han registrado al menos 12 fragmentaciones accidentales por año por lo que es vital que se cumplan las pautas dictadas para la mitigación de desechos espaciales para un uso sostenible en el espacio y evitar así futuros riesgos.