El toque de queda impuesto como medida para frenar los contagios del coronarivus generó protestas que acabaron en disturbios la noche de este viernes 23 de octubre en NápolesItalia.

La medida para contener el avance del Covid-19 va de las 23:00 a las 6:00 de la mañana Campania, y se están acompañadas de un cierre total de esta región en los próximos días.

Las protestas fueron convocadas en las redes sociales para desafiar el toque de queda impuesto en esa región, al igual que en Latium, región de Roma, y en Lombardía, donde se ubica Milán.

Alessandro Pone /La Presse

“Si cierras, pagas”

Alrededor de las 23:00 horas, al inicio del toque de queda en Campania, la región de Nápoles (sur), centenares de personas, la mayoría jóvenes, salieron a protestar y además de quemar basureros, lanzaron proyectiles contra la policía antidisturbios en el centro de la ciudad.

Con carteles con leyendas como “Si cierras, pagas”, los manifestantes externaban su preocupación por las consecuencias económicas del toque de queda impuesto para frenar la nueva ola de coronavirus.

Además se quejaban sobre un nuevo confinamiento que el presidente de la región de Nápoles, Vincenzo De Luca, ha anunciado que quiere imponer en cuanto sea posible.

Los manifestantes, muchos con velas en las manos, caminaron hasta el edificio gubernamental de la región de Campania en una marcha ilegal, según la normativa anti-coronavirus impuesta por el Gobierno provincial.

De acuerdo al diario local Corriere de la Sera, en el lugar, la policía quiso dispersarlos y los manifestantes reaccionaron lanzando petardos y bombas de humo en respuesta, algunas de las algunas de las cuales alcanzaron un coche de los Carabineros.

Italia ha registrado cerca de 20 mil nuevos casos de Covid-19 en las últimas 24 horas, 2 mil 300 de ellos en Campania, por lo que De Luca externó: “Estamos al borde de la tragedia, se necesita un confinamiento nacional”.

Alessandro Pone / La Presse

Medios internacionales reportaron también protestas en Roma, donde los comerciantes de zonas como la céntrica plaza de Campo dei Fiori cerraron sus locales con una hora de anticipación respecto al toque de queda de la medianoche impuesto por la región de Lacio.

Los comerciantes reclamaron que ya ante la crisis producida por la falta de turismo ahora se añade la obligación de cerrar antes lo que provocará la quiebra de muchas actividades.