El gobierno de Bolivia invitará a Evo Morales a la toma de posesión del presidente electo de ese país, Luis Arce, quien ganó las elecciones generales para la presidencia del país el pasado 20 de octubre.

La canciller de Bolivia, Karen Longaric, confirmó la invitación del expresidente a canal Red Uno Bolivia, estación afiliada a CNN, tras abrirse la oportunidad para el retorno de Evo Morales al país andino después de casi un año de su exilio.

Luis Arce, candidato del Movimiento al Socialismo (MAS), fue señalado de ser el “candidato de Evo”, no obstante, el hoy presidente electo ha intentado desmarcarse del expresidente, aunque le dejó la puerta abierta para su regreso a Bolivia.

Evo Morales, quien se encuentra en Buenos Aires, celebró el triunfo de Luis Arce y ha externado su deseo de regresar a tierras andinas para trabajar como agricultor en la zona del trópico de Cochabamba, donde está su casa.

El 10 de noviembre de 2019, Evo Morales salió de Bolivia luego de permanecer en la presidencia por casi 14 años y renunciar al cargo tras la intervención militar y protestas masivas luego de una controvertida elección para un cuarto mandato presidencial.

Invitaciones para toma de posesión de Arce

La canciller de Bolivia, Karen Longaric, dijo que además de la invitación al expresidente Evo Morales a la toma de posesión del presidente electo, Luis Arce, se girarán otras invitaciones.

Detalló a CNN que una de ellas irá al polémico presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, si la administración entrante lo solicita a la Cancillería boliviana.

Longaric además señaló que se envió una invitación al presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel para que asista a la toma de posesión.

Por su parte, Evo Morales dijo que la fecha de su regreso a Bolivia será “posiblemente” el 9 de noviembre, un día después de la investidura como presidente de quien fuera su secretario de Hacienda, Luis Arce.

“Es cuestión de tiempo. Mi gran deseo es volver a Bolivia”, expresó el pasado viernes el exmandatario, acusado en su país de genocidio, terrorismo, sedición, fraude electoral y estupro.

Varios de los cargos en su contra fueron iniciados por el Gobierno transitorio de Jeanine Áñez, pero un tribunal boliviano anuló varios actos del proceso abierto por supuestos delitos como terrorismo y sedición contra Evo Morales, entre ellos una orden de aprehensión y la imputación.