Por José Jaime Ruiz


josejaimeruiz@lostubos.com


@ruizjosejaime

La decisión de Tatiana Clouthier, ahora que se dieron “los tiempos políticos”, fue difícil, pero correcta. Maestro del cálculo, el presidente Andrés Manuel López Obrador optó por el pragmatismo al quitar del camino de Clara Luz Flores a la diputada federal. Morena no puede perder Nuevo León. Tatiana no escaló de la política de conflicto a la política de composición. Su futuro no es claro, pero ella ya no será un escollo para la alcaldesa de Escobedo ni podrá repetir aquellas palabras:

“Si tú vas y haces una encuesta dentro de la gente de Morena, quienes trabajamos para que el hoy presidente de la república llegara, te van a decir ‘Yo no quiero que me venga a representar un expriísta de la calidad, del tinte de esta niña, de Clara’.”

A la vieja usanza, Andrés Manuel “disciplinó” a Tatiana. ¿Hay un puesto en el gabinete para Clouthier? No lo sé. Lo único visible es que Tatiana se distanció, al menos en estos momentos, de López Obrador y de Mario Delgado, dirigente electo de Morena.

Cuando veas las barbas de Coahuila cortar, pon las tuyas a remojar…

La noticia de que Movimiento Ciudadano no va en alianza, es la mejor noticia de Morena en Nuevo León. MC perdió el registro en Coahuila, no lo quiere perder aquí. Ir con el PAN sería trasvasar sus votos al PAN. MC no tiene candidato fuerte para las elecciones del 2021, ni Samuel García ni Luis Donaldo Colosio. Colosio podría ganar la alcaldía de Monterrey, pero no la tiene segura.

La pulverización del voto es la foto de noviembre. Tiene razón el alcalde de Apodaca, César Garza Villarreal, sólo con alianzas le podrían ganar a Morena y Clara Luz. Tal parece que esto no va a suceder, pero noviembre apura. Coahuila demostró que la prioridad de los partidos es sobrevivir, así se trate de PRD, PT o MC. El PAN, cada vez menos competitivo y la candidatura posible de Víctor Fuentes no les augura una gran votación.

El PRI medinista (al que sin dignidad se reincorpora Jorge Mendoza), puede sufrir su gran descalabro en Nuevo León. No han podido integrar a los desplazados y, probablemente, estos desplazados apoyarán a Clara Luz. Ildefonso Guajardo ya busca otras rutas. Las alianzas se darán, es cierto, pero entre grupos y fracciones, no institucionalmente entre partidos. Al menos no ahora. En la pulverización gana Morena, no los otros.