Mayte Soto Contreras es una de la mexicanas que se encontraba en Esmirna, Turquía, cuando sucedió el sismo de 6.8 de magnitud a las 11:15 horas (local).

Mayte Soto Contreras, una traductora de un médico que vive en Turquía, contó su testimonio en entrevista para Noticieros Televisa que al momento del movimiento se encontraba en un restaurante con unas pacientes, cuando todo se comenzó a mover.

Relató que nunca había sentido un sismo de tanta intensidad, ni siquiera en CDMX (zona sísmica), de donde es originaria.“De repente comenzó el movimiento, tremendo, parecía como si la ciudad estuviera dentro de un barco y moviéndose mucho, como si estuviera en las olas del mar. Algo muy impresionante, ni en Ciudad de México lo había sentido”Mayte Soto Contreras

Mayte platicó que, a diferencia de la capital en México, en Turquía no hay alarma sísmica y no se cuenta con un protocolo en caso de sismo. Cuando se sintió el movimiento, la gente salió corriendo asustada a las calles sin saber qué hacer y los vehículos dejaron de circular.

Cuando llegó a su casa, cerca de Esmirna, la traductora dijo a Noticieros Televisa que vio varios edificios caídos y muchas personas están en la vía pública porque tienen miedo de que se registre una réplica más fuerte.

Sismo deja 12 muertos

El 30 de octubre un fuerte sismo de 6.8 sacudió las costas del mar Egeo, el cual ha dejado 14 personas muertas, dos de ellas en la isla de Grecia, Samos, y 12 en la provincia de Turquía, Esmirna, donde cayeron alrededor de unos veinte edificios.

Equipos de emergencias de Turquía siguen buscando personas bajo los escombros, por lo que el número de víctimas mortales podría aumentar.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dijo en una transmisión en televisión que el número de personas heridas llegó a 438; ocho están en cuidados intensivos.