A cinco días del anterior, Nuevo León registró ayer un nuevo temblor, esta vez en el municipio de Montemorelos y sin ser percibido por la población.

El Sistema Sismológico Nacional dio cuenta este lunes de un movimiento telúrico en la entidad, cuya magnitud fue de 3.3 grados en la escala de Richter.

Registrado en punto de las 6:22:39 horas, el fenómeno se ubicó exactamente a 68 kilómetros al noreste de Montemorelos.

Lo anterior a una latitud de 25.49 grados y longitud de -99.24 grados, con una profundidad de 5 kilómetros.

Sismo Magnitud 3.3 Loc. 68 km al Noreste de MontemorelosNL 02/11/20 06:21:39 Lat 25.49 Lon -99.24 Pf 5km” , informó el Sistema Meteorológico Nacional a través de un tweet.

Hasta la noche no se habían reportado afectaciones ni pérdidas humanas.

Fue el pasado miércoles cuando tuvo lugar un sismo de 3.6 grados en la escala de Richter, sensación que se extendió por diferentes municipios del área metropolitana de Monterrey.

Según el reporte del SSN, el epicentro del movimiento ocurrido en punto de las 18: 48: 33 horas, fue a 9 kilómetros al noroeste de Ciénega de Flores; sin embargo, habitantes de San Pedro, Monterrey, Escobedo, San Nicolás, Apodaca, Guadalupe y Pesquería, también lo sintieron.

Protección Civil del Estado descartó daños.

Si bien Nuevo León no es tierra de sismos, este tipo de temblores se ha vuelto recurrente en la región citrícola de la entidad.

Ante ello, se ha intensificado la difusión de una serie de recomendaciones a seguir antes, durante y después de estos fenómenos.

Identificar cuáles son las partes vulnerables de las viviendas, revisar periódicamente instalaciones de gas y electricidad, preparar documentos importantes, contar con un botiquín de primeros auxilios, organizar simulacros y tener libre las posibles rutas de evacuación, son algunas de ellas.

Además de mantenerse alejado de ventanas, espejos y artículos de vidrio evitar estar bajo candiles u otros objetos colgantes, ubicarse a salvo de cables, postes, árboles, macetas o ramas, no utilizar elevadores, ser cauteloso con las escaleras, estacionarse en caso de ir manejando, buscar refugio y hacerse “bolita” en un rincón.

Una vez concluido se recomienda realizar una revisión cuidadosa de daños posibles a alguna edificación, evitar pisar o tocar cualquier cable caído o suelto, y no encender cerillos, velas o aparatos de flamas hasta descartar fugas de gas o problemas en la instalación eléctrica.