Por Jorge Narváez

Sorprendió la salida de Eduardo Vargas de Tigres. Nadie lo tenía en el radar. Fue sólo cuestión de un día para que se comenzaran a desatar los rumores, hasta que el propio club anunció que el chileno se estaba despidiendo.

“Llegamos a un acuerdo para que Vargas viajara a Brasil para realizar exámenes médicos y cerrara una posible contratación con el Atlético Mineiro, y hoy acudió a despedirse de sus compañeros y cuerpo técnico”. Así fue como informó Tigres a sus aficionados de la salida de “Turboman” y aunque quisieron suavizar el mensaje con “una posible contratación”, es un hecho que la firma en el contrato se llevará a cabo.

Luego vino la pregunta ¿hizo bien Tigres en soltar a Edu Vargas? Sin duda fue un elemento que era importante, pero su salida no afectará en lo absoluto el funcionamiento del equipo. Tigres cuenta con un arsenal de jugadores preparados para suplir cualquier vacante.

Habrá que ver cómo se acomodan, porque si bien Vargas no era indispensable para el equipo, el golpe anímico cala, y que otro jugador se mentalice para ser un titular más en la delantera puede tardar. Y ahí es donde sí puede desequilibrar al equipo.

Llega una etapa donde los jugadores deben estar totalmente concentrados. Si Tigres quiere llegar a los juegos finales deberá encontrar pronto el ritmo para atacar al rival.

Sin duda “Turboman” fue pieza clave para Tigres. No fue un jugador “de paso”, como muchos que han desfilado en Tigres y que sólo llegan para cobrar los dólares, sin mostrar nada de rendimiento o resultados en la cancha.

Se fue un elemento bueno, pero si el “Tuca” voltea a la banca habrá más de dos que ya tienen la mano levantada para entrar hacer lo suyo en el terreno de juego. Y si el “Tuca” se hace el despistado, la directiva nunca da un paso sin ver dónde va a pisar. Seguro ya tienen puesto el ojo en algún extranjero.

Fotografía: Tigres/ ONCEdiario

@SoyJorgeNarvaez