El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard, dijo que el eventual regreso a México de Salvador Cienfuegos, exsecretario de la Defensa Nacional (Sedena), no es un “camino a la impunidad“, sino que se realizarán las investigaciones correspondientes y se le juzgue conforme a las leyes y autoridades mexicanas. 

En conferencia de prensa desde la sede de la SRE para explicar el acuerdo entre el Departamento de Justicia de Estados Unidos (EU) y la Fiscalía General de la República (FGR), por el cual se instruyó el retiro de cargos en Estados Unidos contra el general para concretar su traslado a MéxicoMarcelo Ebrard dijo que la resolución fue fruto de la colaboración bilateral y del cumplimento del tratado de cooperación de instancias penales. Además, consideró que también puede interpretarse como una muestra del respeto a la Soberanía nacional y las Fuerzas Armadas. 

En su exposición, el canciller mexicano dijo que desde el momento en que fue notificado de la aprehensión del general, por el Embajador estadounidense Christopher Landau, tuvo a bien expresar la sorpresa y descontento por parte del gobierno de México de no estar plenamente enterados de la investigación en curso del otro lado de la frontera. Ante las comunicaciones con representantes de la administración estadounidense, el 30 de octubre se recibió un primer paquete de documentos por parte de la DEA, el cual incluyó un anexo con 743 páginas. 

Marcelo Ebrard indicó que el primer paquete de documentos fue puesto a disposición de la FGR el 30 de octubre y que el 6 de noviembre se hizo una solicitud formal de las investigaciones conducidas por parte de la justicia estadounidense. Fue el 11 de noviembre que se recibió la evidencia certificada del caso por parte del Departamento de Justicia en Estados Unidos, lo que contribuyó a formalizar el acuerdo para el retiro de cargos en el vecino país y su llamado a un juicio en México.

La jueza responsable del caso en la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York aún deberá de resolver el sentido de la solicitud de desestimiento de los cargos. Una audiencia está programada para mañana miércoles 18 de noviembre y podría ser en ese escenario que se confirme el fin de su proceso en EU.

Una vez que los cargos queden formalmente retirados, el gobierno de Estados Unidos será responsable de repatriar al general y entregarlo a autoridades mexicanas. Ebrard indicó que el traslado del presunto narcotraficante será en calidad de “ciudadano mexicano” y que será recibido por agentes de la Fiscalía General de la República. Aún no se tiene fecha para la repatriación

El canciller pidió recordar que los delitos atribuidos a Salvador Cienfuegos se cometieron en territorio nacional y durante su periodo como funcionario federal, por lo que debe ser en México que se juzgue por sus ilícitos perpetrados desde una posición de poder.“Significa un acto una decisión que vemos con simpatía y que pensamos positiva porque no la vemos como el camino a la impunidad, sino como un acto de respeto a México y a las Fuerzas Armadas de México”Marcelo Ebrard