El senador Samuel García Sepúlveda solicitó licencia para separarse temporalmente de su cargo con el objetivo de contender como precandidato de Movimiento Ciudadano a la gobernatura de Nuevo León.

En rueda de prensa, acompañado por su suplente Luis David Ortiz, afirmó que es el único listo para la contienda y a partir de ésta saldrá el próximo gobernador sin alianza con Acción Nacional.

“El momento por el que pasa Nuevo León nos exige ponernos a trabajar y es por eso que he tomado la decisión de pedir licencia para defender nuestra tierra de los viejos leones que no han hecho nada por solucionar nuestros problemas”, mencionó García Sepúlveda. 

“Iré en una contienda interna sin alianzas, donde no solo se va a definir el candidato por los militantes y simpatizantes. Estoy seguro que quien salga triunfador posiblemente será el gobernador de Nuevo León. Será una elección que tendrá los reflectores encima, como hoy ya los tiene por los personajes que van a contender”, puntualizó. 

“Me da gusto decirles que en Movimiento Ciudadano no hay dedazos, no hay cuotas y sí hay competencia, mensaje para los rivales”, añadió. 

García Sepúlveda, aseguró ser el segundo senador más productivo con 370 entre iniciativas y puntos de acuerdo, y 119 intervenciones en tribuna; sin embargo, lamentó que la reforma más importante a la Ley de Coordinación Fiscal para dar un reparto justo a los estados ante el centralismo del Gobierno Federal se encuentra actualmente congelada.

Sobre la interna que arranca en los próximos días, adelantó que jugará limpio y por lo tanto descartó guerra sucia frente al también aspirante Luis Donaldo Colosio Riojas.

“Y lo subrayo, voy a jugar derecho, no habrá guerra sucia y voy a respetar el proceso interno que marca la ley, podemos tener diferencias y habrá debates por supuesto, pero nunca voy a hablar mal y menos insultar a mi amigo, a mi compadre Luis Donaldo Colosio”, dijo.

Del método de elección, García Sepúlveda reiteró que la Ley es muy clara y la precampaña es solo para militantes y simpatizantes, hacer otra cosa es poner en riesgo el registro del que gane la contienda.