El Fondo Monetario Internacional (FMIratificó mantener la Línea de Crédito Flexible para México, por un monto que asciende a un billón 226 mil 234 millones 200 mil pesos.

El directorio del organismo terminó la revisión de medio término de la línea que fue otorgada por 2 años al país, destacando que pese a la pandemia de coronavirus Covid-19 y su embate en la economía mexicana, esta se mostró resiliente.

Dicho resultado fue producto de la “gran solidez de las políticas y los marcos de políticas institucionales, incluidos un régimen de tipo de cambio flexible, un marco creíble de metas de inflación, la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria y un sector financiero bien regulado”, presumió el Gobierno de México en un comunicado.

Con ello el FMI destacó que México tiene los criterios de habilitación necesarios para acceder a los recursos de la Línea de Crédito Flexible, en caso de requerirlos, sin condiciones.

El pasado mes de octubre de 2019 el presidente Andrés Manuel López Obrador explicó que la Secretaría de Hacienda inició el proceso de discusión, con expertos del FMI, para renovar la Línea de Crédito Flexible que tiene abierta el país.

El FMI indicó en la última renovación de la línea que el gobierno de AMLO pretendía utilizar la revisión para recortar el crédito en un 20 por ciento. Además el presidente acotó en abril de 2020 que no recurriría a la línea, ya que significaría contraer más deuda.

La Línea de Crédito Flexible es una manera de préstamos preaprobados, que no tiene condiciones sobre cómo se gasta el dinero. México fue el primer país en obtener esta línea de crédito, en 2009, cuando ocurrió la crisis financiera mundial. El país ha estado reduciendo su acceso de manera voluntaria en los últimos años, ya que mantenerla tiene un costo millonario.