Por José Jaime Ruiz

josejaimeruiz@lostubos.com

@ruizjosejaime

La única carta de credibilidad que tiene el PRI medinista luego de que el alcalde de Apodaca, César Garza Villarreal, optó por la reelección, es el exsecretario de Economía, Ildefonso Guajardo. No hay opción, no hay de otra.

El alcalde de Monterrey, Adrián de la Garza, salió políticamente muy lastimado luego de su desgaste en las negociaciones entre el PRI y el PAN por una alianza. Los medinistas no jugaron bien cuando ofrecieron la cabeza de Adrián a las primeras de cambio y mandaron un mal mensaje: Adrián es prescindible… al menos como candidato a la gubernatura.

El PRI de Rodrigo Medina y Francisco Cienfuegos -“cambiando” la percepción de derrota- alteraron el cuadro en una suerte de pentimento para colocar en su coalición al PRD por encima del desprecio que les proporcionó el PAN. La percepción de su humillación no ha cambiado, pero al menos electoralmente no irán solos en el 2021. Los medinistas pagan mucho por el cascajo que recogen y los del PRD habrán cobrado muy bien.

Este PRI ya no puede impulsar la candidatura de Adrián de la Garza, sería otro error en su serie de eventos desafortunados. Sin César, sólo les queda Ildefonso quien, si acepta, tendrá que retorcer su retórica para acomodar su pretensión de un frente amplio a sólo un PRI disminuido.

El PRI medinista tiene una ventaja inicial, la de las aportaciones de los empresarios nativos que están en contra del proyecto 4T del presidente Andrés Manuel López Obrador. Los empresarios, capitaneados por la familia Fernández Garza de Alfa, vieron con buenos ojos que Alejandro “Alito” Moreno se arrodillara ante ellos y, con furiosa mirada, que el PAN realmente existente, el de Zeferino Salgado, Raúl Gracia y Víctor Pérez, no los acompañara en su cruzada de frenar a Andrés Manuel.

Es muy difícil que Movimiento Ciudadano repunte con la candidatura de Samuel García. Después de haber alcanzado su tope en las preferencias electorales hace un año, Samuel ha sido muy disciplinado en echar por la borda sus logros. No se recuperará.

¿Ildefonso sería competitivo? Sí, más que Samuel. ¿Y más que el candidato o la candidata del PAN? Habría que ver a quién eligen. ¿Le ganaría Poncho la elección a Clara Luz Flores? No.

Mientras los otros partidos se desgañitaban en negociaciones imposibles o en recoger cascajo partidista, Clara Luz inició muy sólida en Morena con una coalición ganadora. Clara Luz sigue tocando la sinfonía del 2021 por nota.