El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, concedió un indulto a su exasesor de seguridad Nacional, Michael Flynn, quien se declaró culpable de mentirle al FBI sobre sus contactos en Rusia, en 2017.

El mandatario presumió en su cuenta de Twitter el indulto al general, que fue juzgado por mentir al FBI y obtuvo un aplazamiento de sus sentencia, luego de haber sido acusado de “vender a su país”.

Todo esto formó parte de la llamada “trama rusa”, que fue la supuesta interferencia de este país en las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2016, las cuales ganó Donald Trump.

El FBI comenzó una investigación por la interferencia de rusos en la campaña electoral, luego que WikiLeaks publicara 20 mil correos de la Comisión Nacional del Partido Demócrata. Esto después de que Donald Trump pidiera a Rusia encontrar “los 30 mil correos perdidos” de Hillary Clinton.

Todo esto provocó que Barack Obama, antes de dejar la presidencia, expulsara a 35 personas acusadas de ser espías de Moscú.  El caso fue investigado por las autoridades y siempre se mantuvo la duda sobre la interferencia de los rusos en el proceso electoral, que estaba pronosticado a favor de Clinton.

Flynn duró muy pocas semanas en la Casa Blanca. A inicios de 2017 renunció por descubrirse su mentira pública. Donald Trump tuiteó en ese entonces que había despedido al funcionario por no decirle la verdad a Mike Pence.

A finales de ese año se declaró culpable de esto y posteriormente negó su declaración. El Departamento de Justicia abandonó el caso en marzo de 2020, y este quedó en el limbo.

El perdón de Trump es parte de su historial de indultos a personas con las que tiene nexos personales. Los beneficiados han logrado el indulto vía solicitudes de amigos o celebridades.