Dicen los que saben que un buen abogado no demuestra su maestría y profesionalismo cuando logra que condenen a alguien a prisión, sino que, por el contrario, cuando verdaderamente da fe de qué tan buen abogado es, es cuando logra sacar a un preso de las rejas de la cárcel. Y a esta noble labor de la abogacía se ha estado dedicando en los último tiempos la famosa socialité Kim Kardashian West.

La esposa de Kayne West ha estado demostrando en fechas recientes que es más que una cara bonita, una buena actriz y una empresaria exitosa, ya que ha dejado que sus seguidores sean testigos de su altruismo al llevar casos de personas que han recurrido a ella para que los asesore en materia legal. Su caso de éxito más sonado es, sin duda el de Alice Marie Johnson, activista a la que se le había inculpado de trafico de sustancias nocivas para la salud y quien llevaba presa desde 1996 y fue era completamente exculpada este mismo año.

Ahora, de acuerdo con el sitio web TMZ, la actriz de Keeping Up with the Kardashians sostuvo una intima reunión con Julius Jones, quien desde hace 18 años se encuentra preso por el supuesto asesinato de Paul Howell, comerciante al que le dispararon el 1999. Cuando Jones fue detenido, en el año 2002, este aseguro rotundamente que era inocente.

La reunión entre Jones y Kim Kradashian se dio el pasado lunes 23 de noviembre en la Penitenciaría Estatal de Oklahoma en McAlester, en donde el ex jugador de fútbol americano se encuentra, junto a otras 53 personas, al borde de ser ejecutado por las autoridades del recinto judicial, luego que desde el 2002 fuera condenado a muerte.

Algunas personas que tuvieron conocimiento de lo que pasó en el encuentro entre la empresaria de 40 años y el ex jugador de los Cowboys, aseguraron que la socialité se comprometió a auxiliar y apoyar en todo lo que le sea posible al equipo legal que defiende a Jones.

Después de la reunión con Julius Jones y su abogado, Dale Baich, la cantante de Shake procedió a desplazarse hacia una iglesia en la localidad en donde se encontró con algunos de sus familiares, lugar en el que también se encontraba la madre del ex corredor de futbol americano de los Seattle Seahawks, quien relataba con cierta intranquilidad e impotencia que la noche del asesinato de Dale Baich, su hijo estuvo todo el tiempo en la casa junto a ella.

El caso de Julius Jones, ha sido por demás uno de los más controvertidos por años, ya que desde que se le acusó en un primer momento, debido al testimonio de la hermana de Paul Howell, Megan Tobey, quien declaró que el perpetuador de la muerte de su hermano había sido un joven negro con camisa blanca, se advirtió que la detención del hombre de 39 años se trataba de un caso de discriminación racial.

Actualmente, Julius Jones se encuentra luchando con todas sus fuerzas y agarrándose de todos los recursos legales a su disposición para evitar el fatal desenlace, cuya decisión final esta en el gobernador de Oklahoma, Kevin Stitt.