La Cámara de Senadores aprobó en lo general y en lo particular un dictamen de reforma constitucional que busca combatir la corrupción, el nepotismo y  reforzar el Poder Judicial.

En lo general, la reforma al Poder Judicial fue aprobada con 83 votos a favor, 13 en contra y 3 abstenciones. Mientras en lo particular, fue aprobada con 71 votos a favor y 12 en contra. El dictamen pasará a la Cámara de Diputados para continuar con el proceso legislativo.

Las reformas constitucionales tienen el objetivo de transformar el Poder Judicial para una sociedad más justa. Las modificaciones contemplan fortalecer el Instituto de Defensoría Pública, para que se “conviertan en verdaderos abogados de los pobres”, señala la iniciativa.

Asimismo, fortalecer la carrera judicial, para que las personas puedan ascender por méritos propios y no por corrupción. También establecer una Escuela Federal de Formación Judicial, fortalecer el debate y calidad de las resoluciones judiciales y reforzar las instituciones en materia de corrupción. Así como establecer procesos con paridad de género.

Una iniciativa de Zaldívar

El pasado 12 de febrero, la iniciativa  fue presentada por el ministro y presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Arturo Zaldívar, con el objetivo de combatir las deficiencias del Poder Judicial. Pues actualmente hay jueces que no se conducen con ética, hay corrupción y el sistema de carrera judicial no asegura que los juzgadores sean las personas más honestas y preparadas. 

“Todo ello genera desigualdades en el sistema judicial, dificulta que los más pobres puedan ser escuchados y que sus reclamos sean atendidos, lastima a la sociedad, y genera desconfianza en los jueces y en la justicia, lo cual, en su conjunto, impide el establecimiento de un verdadero gobierno de leyes”, dice la iniciativa.