Por José Jaime Ruiz

josejaimeruiz@lostubos.com

@ruizjosejaime

Para la panista Kana Fernández Garza, la candidatura al gobierno de Nuevo León de Clara Luz Flores Carrales era una “opción contundente” para Acción Nacional. Tiene razón Kana, pero hay que extender el comentario: Clara Luz sería una opción contundente no sólo para el PAN, también para el PRI (si no la hubieran echado los medinistas), para Movimiento Ciudadano, Morena e inclusive para una candidatura ciudadana, independiente. No es gratuito que el líder nacional del Partido Verde, Manuel Velasco, haya dicho hace días que Flores Carrales gana Nuevo León sin Morena.

La visión de Kana es la visión de todos los partidos que firmaron la coalición Juntos Haremos Historia en Nuevo León. En 2015 se hizo historia en el estado al llevar a la gubernatura al candidato independiente Jaime Rodríguez Calderón. Ahora el país tiene otras condiciones con la presidencia de Andrés Manuel López Obrador y su extensión electoral, el Movimiento de Regeneración.

Clara Luz es un personaje de política de composición, no de conflicto. El espectro de sus amistades políticas es amplio, la inclusión es su tarea. Para Kana Fernández, Clara Luz la está pasando mal, aquí se equivoca: “Creo que no le está yendo nada bien. Una postulación así con tanta oposición y apenas está saliendo su nombre y caravanas, sillas aventadas, para nada”.

La oposición al interior de Morena en contra de Clara Luz es mínima, apenas unos cuantos que ven en peligro sus cuotas, sus prebendas. No son los “puros” desinteresados que promueven la 4T, son puros interesados en mantener sus canonjías. Y algunos son empleados de la derecha, del excoordinador de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, del conservadurismo, que intentan ser de izquierda.

No hay ningún candidato contundente en estas elecciones próximas, sólo en este momento Flores Carrales. El PRI medinista paga a los pasquines digitales para “enlodar” a Clara Luz con el nombre de su esposo, Abel Guerra. Es evidente la desesperación de Rodrigo Medina y Francisco Cienfuegos.

Samuel García se metió a un laberinto de campaña única del cual no puede salir. Adrián de la Garza no se legitimará con la “derrota” de Ildefonso Guajardo, César Garza y Cristina Díaz. El PAN que realmente importa, el de Víctor Pérez, Zeferino Salgado y Raúl Gracia, tiene la opción de Luis Donaldo Colosio o una elección interna.

En el escenario de principios de diciembre, lo dirá cualquier encuesta seria, Clara Luz no es UNA opción contundente, es LA opción. Sus posibles contrincantes han cometido error tras error… ella, aún no.