La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) ya prepara una denuncia ante la Fiscalía General de la República (FGR) contra el gobernador panista Francisco Javier Cabeza de Vaca.

También va contra su familia y algunos de sus colaboradores; se le investiga por operaciones con recursos de procedencia ilícita, enriquecimiento ilícito, desvíos de recursos públicos, así como defraudación fiscal.

Ingresos no corresponden a los bienes que posee

La investigación que realizó la UIF encontró que sus ingresos en su recorrido político, no corresponden con los bienes que actualmente tiene; en un lapso de 20 años acumuló ranchos y propiedades con un valor estimado de 104 millones de pesos.

Diferencia de más de 82 millones 

La indagatoria que hizo la dependencia arroja que, desde que ganó una diputación federal en el 2000 y hasta que llegó a su puesto de gobernador, la suma de los ingresos que recibió Cabeza de Vaca fue de 21 millones 205 mil 912 pesos; así que las investigaciones reflejan una diferencia de más de 82 millones 794 mil 88 pesos en el valor de los ranchos e inmuebles que posee actualmente.

Investigación abarca a miembros de su familia 

Los investigadores de la UIF detallaron que varios miembros de su familia fungen como prestanombres del gobernador; entre ellos su esposa Mariana Goméz Leal y sus hermanos María de Lourdes Cabeza de Vaca, Ismael García Cabeza de Vaca, así como José Manuel García Cabeza de Vaca.

Además, la denuncia incluye nombres de socios y empresas de México y Estados Unidos, ligadas al gobernador de Tamaulipas; también hay datos de supuestos vínculos del crimen organizado que las agencias estadounidenses de seguridad imputan a Francisco Javier Cabeza de Vaca.

Asimismo, el documento que obtuvo el semanario Proceso, agrega que en caso de que la Fiscalía logre acreditar cualquiera de los delitos por los que se le señala al gobernador, estará obligada a solicitar órdenes de aprehensión en su contra, así como de sus principales colaboradores.

“Para proceder penalmente en contra de Francisco Javier García Cabeza de Vaca, al ser el gobernador de Tamaulipas, es necesario desarrollar un juicio político ante el Congreso de la Unión, con la finalidad que se autorice la procedencia del juicio penal, mediante la presentación de pruebas, que lleven a la acreditación de los hechos constitutivos de delito”, señala la UIF.

Contacto con el crimen organizado 

La UIF señala que Francisco Javier Cabeza de Vaca habría tenido contactos directos e indirectos con integrantes del crimen organizado.

Las fichas que integran el expediente, afirman que el 17 de junio de 2015 hubo un encuentro entre el actual gobernador de Tamaulipas y Joaquín “El Chapo” Guzmán en Los Cabos, Baja California Sur;  todo fue reportado por el Cónsul General de Estados Unidos en Matamoros, Tamaulipas, Tobin Bradley.

Incluso, en dicho encuentro habría participado el exsecretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna.

“La DEA, el FBI y el Departamento del Tesoro, investigan al gobernador por presunto lavado de dinero, fraude bancario, electrónico y fiscal; además de posibles nexos con el Cartel del Golfo”, dice el reporte.

En cuanto a los bienes que se reportaron en Estados Unidos, la UIF localizó 20 inmuebles que están a nombre de Cabeza y su familia; las propiedades tienen un valor estimado de 10 millones de dólares y se localizan en los condados de Hidalgo y McAllen, Texas.

Las autoridades identificaron 8 empresas, tanto activas como inactivas, en el Paso, Galveston, Texas, Bervely Hills, Los Ángeles California y Seattle, en donde Francisco Javier o alguno de sus familiares eran socios o parte de la administración.

A su familia se le involucra en investigaciones por lavado de dinero en una Corte de Distrito de Estados Unidos.

“Según un reporte en Estados Unidos, su madre María de Lourdes Cabeza de Vaca es investigada por enriquecimiento ilícito, pues cuenta con un balance de 4 millones, 210 mil, 605 dólares, en el banco Lone Star Bank de McAllen, Texas.”, indica el reporte.

Antes aseguró que nunca lo verían negociando con un criminal 

Es irónico, el gobernador aseguró hace unos meses que a él nunca lo verían recibiendo dinero ilícito y dijo que no negociaría con criminales.

Aseveró que a él nunca se le verá “en ningún video agarrando dinero, ni tampoco me van a ver negociando con un criminal”

“Y mucho menos van a ver un video del gobernador de Tamaulipas mandándole un mensaje a un capo a través de su madre”, destacó el pasado mes de septiembre.