La Asociación Mexicana de la Industria del Juguete (Amiju) prevé una reducción de sus ventas de 15 por ciento para el cierre de 2020, tras la implementación de diversas estrategias comerciales para atenuar el impacto de la pandemia de coronavirus (Covid-19) en México.

Durante el mes de octubre, la industria del juguete mexicana había previsto una caída de hasta 40 por ciento en su negocio, sin embargo, gracias a las iniciativas de la conmemoración del “súper día de los niños” el pasado 9 de octubre y del Buen Fin del 9 al 20 de noviembre, se frenó significativamente el impacto.

De acuerdo con el presidente del Amiju, Miguel Ángel Martín González, aunque hubo una reducción de la venta de juguetes, el comercio electrónico creció de 5 a 15 por ciento en sus ventas anuales, a la par que el mercado tradicional cayó un 38 por ciento, recupera El Universal.

La reducción se produjo sobre todo en tiendas de autoservicio, especializadas y departamentales durante los meses de enero a octubre de 2020, respecto al mismo periodo de 2019, aunque la evaluación final del año en curso se conocerá hasta el 10 de enero de 2021 al concluir la temporada.

Sin embargo, la expectativa dentro de la industria juguetera es que con la temporada navideña y la celebración del Día de Reyes el próximo 6 de enero, las perspectivas de su mercado se recuperen dado que estos objetos se vuelven de primera necesidad en los hogares donde habitan menores de edad.

La pandemia de coronavirus afectó las cadenas de suministro de las empresas manufactureras de juguetes asentadas en China cuyo mercado se enfoca a Estados Unidos, por lo que se espera que México se convierta en un mercado atractivo de las líneas de producción con sede en el país asiático.