El disparo en la movilidad previo a los festejos de fin de año es preocupante, advirtió ayer el gobernador Jaime Rodríguez Calderón.

Con una ocupación hospitalaria al límite, el descuido de la población durante la última semana podría traducirse en un incremento en el número de fallecimientos por Covid-19 el mes de enero, al no encontrar un espacio para ser atendidos correctamente.

Para evitar escenarios lamentables, el mandatario estatal indicó que resulta indispensable ser corresponsables y quedarse en casa.

“Es muy preocupante observar la gran movilidad que hay en el estado”, manifestó.

“En estos días, hemos tenido la ocupación hospitalaria más alta de toda la pandemia. Seamos corresponsables, solo juntos podemos combatir el virus”.

“Manténganse en sus casas con su familia nuclear, sobretodo en estas fechas, reduzcamos la movilidad y los contagios en el estado. Si no lo hacemos, el panorama para las próximas semanas no será muy alentador”, puntualizó.

Según la actualización de cifras de la Secretaría de Salud en el Estado, este jueves se registraron 619 nuevos contagios y 35 defunciones a causa del virus.

En tanto que el número de pacientes hospitalizados ascendió a 1 mil 567, cifra récord en lo que va de la pandemia en la entidad.

Rodríguez Calderón reiteró el llamado a no olvidar medidas como el lavado frecuente de manos con agua y jabón, uso obligatorio de cubrebocas, aplicación de gel antibacterial, y sana distancia. 

“Está en nuestras manos poder cuidar de nuestra salud y de la nuestra familia, debemos estar atentos a los síntomas para así evitar complicaciones y tener un tratamiento oportuno”, añadió.

LA GENTE SIGUE DE COMPRAS

Pese a la saturación hospitalaria por Covid-19 y el llamado a quedarse en casa, miles de regios abarrotaron ayer el centro de la Ciudad en busca del outfit perfecto y los últimos preparativos para despedir el año.

La presencia de un virus mortal no fue suficiente para evitar que establecimientos y comercios lucieran a reventar desde tempranas hora y por el resto del día.

Tiendas de ropa y zapatos, presentaron largas filas durante el trascurso de la jornada.

Al igual que aquellas de venta de artículos de fiesta o ropa interior, donde se olvida la sana distancia y demás medidas de prevención contra el virus.

Aunque menores de 12 años y adultos mayores deben permanecer en confinamiento, es otra de las recomendaciones que se incumple.

Familias enteras, con niños, bebés y abuelitos,  saturaron calles como Juárez, Morelos, Juan Ignacio Ramón, 5 de Mayo, Colegio Civil, Garibaldi y 15 de Mayo.

En estas últimas, se llenaron los locales de venta de gorritos, lentes, cortinas metálicas, globos y demás motivos para recibir el año nuevo.

La ampliación de banquetas resultó insuficiente para dar cabida a los miles de personas que se volcaron a la zona centro en compras de pánico.

Elementos de la Policía Regia, Fuerza Civil, y agentes de Vialidad y Tránsito, incluyendo cadetes, lucharon por mantener el orden.

Sobre Juárez, una patrulla de Fuerza Civil perifonea las medidas de higiene contra contagios de Covid-19  e invita a los compradores a retirarse a casa.

Sin embargo, la afluencia parece no escuchar, al tiempo que uno de los elementos toma video de las aglomeraciones.

Se prevé que el escenario se intensifique este jueves.