Con un acumulado de 914 episodios de enero a diciembre, Nuevo León registró una reducción del 4 por ciento en materia de homicidios durante el 2020.

Si bien siguieron presentándose escenarios de violencia, estos fueron menores en comparación con los 956 ocurridos al cierre del año anterior.

Según cifras de la Fiscalía General de Justicia en el Estado, el mes de diciembre sumó 56 ejecuciones, 21 menos que las 77 contabilizadas en noviembre.

El pico más alto se presentó el mes de junio, con 92, y el más bajo en julio, con 64 muertes relacionadas con el crimen organizado.

La mayoría de los robos también fueron a la baja.

Tal es el caso del robo a negocio, con 1 mil 983 reportes de enero a diciembre, contra 2 mil 969 en 2019.

Escenario similar en robo a casa-habitación, donde el acumulado pasó de 2 mil 603, a 2 mil 527 denuncias.

El robo a persona redujo de 1 mil 802 a 1 mil 625, al igual que el robo a institución bancaria, de 12 a 6 casos.

Más no así el robo a vehículo, que reportó un marcado incremento de hasta el 20 por ciento, con un total de 2 mil 549 plagios; el pico más alto, con 227, se registró el mes de marzo.

Es de destacar que a lo largo del año se recuperaron 903 vehículos, por lo que la recuperación es del 35 por ciento.