De acuerdo con un estudio publicado en Perspectives on Psychological Science, la depresión, ansiedad y soledad, pueden llegar a reducir la eficacia de la vacuna contra el Covid-19. 

Esto se debe a que que los sentimientos mencionados, alteran la capacidad del cuerpo para desarrollar respuestas inmunitarias.

Sin embargo, debido a que la eficacia de las vacunas es del 95%, los factores psicológicos afectarían alargando el tiempo de desarrollo de anticuerpo o acortando la duración de inmunidad, explicó la directora del Instituto de Investigación en Medicina del Comportamiento de la Universidad Estatal de Ohio Janice Kiecolt-Glaser.

La relación entre la depresión y el Covid-19

La preocupación sobre la relación de estos factores psicológicos y la vacuna nació debido a que durante la pandemia, ha habido un gran incremento de enfermedades psicológicas derivadas del encierro.

Y es que de acuerdo con la codirigente de la investigación Annelise Madison, de la Universidad Estatal de Ohio, la pandemia ha causado ” ansiedad y depresión, entre muchos otros problemas relacionados.”

Asimismo, la psicóloga Graciela Medina, quien formó parte de una investigación para conocer lo que sentían las personas ante la emergencia sanitaria, consideró que la depresión se debe a que con el confinamiento perdemos libertad, autonomía y capacidad para tomar decisiones.“No es fácil, aunque tampoco es todo lo que podemos perder pues está el peligro inminente de enfermarnos o de perder la vida o la de un ser querido. Todo eso nos pone en jaque, despierta sentimientos diversos”.Graciela Medina, Psicóloga.

No obstante indicó que la vacuna no ayudará a la mejora psicológica, pues aún se esperan una gran cantidad de casos de depresión, debido al área economía y laboral, pues los jóvenes están muy contrariados por su futuro, y los adultos que tienen que sostenerse a sí mismos o a una familia.