Por Obed Campos

Mis insiders en el capítulo Nuevo León de Morena, me dicen que la mancuerna Clarita y Guille ha dejado sorprendidos a propios y extraños, tanto que ya las bautizaron como las “Chicas Súper Poderosas”…

Pues bueno, es de suma importancia que las dos “Chicas Súper Poderosas” de Morena, Clara Luz Flores, alcaldesa con licencia del municipio de Escobedo y candidata a la gubernatura, y Guillermina Alvarado Moreno, la más influyente de las diputadas federales por Nuevo León, se pongan vivas, porque si en los municipios de Cadereyta, Juárez y García no ponen sus mejores cartas, les van a salir con domingo 7 al jefe supremo, mejor conocido como Andrés Manuel López Obrador, en junio próximo.

Los que saben del tema y la grilla electoral, dirán que estos tres municipios apenas representan un 15 por ciento del electorado total de Nuevo León, pero por eso mismo las dos “super damas” deben evitar que les metan un autogol y hacer uso de su potencial en decisión en Morena con la candidata oficial al máximo cargo y ganar las respectivas alcaldías antes mencionadas.

En varias encuestas serias a las que he tenido oportunidad de acceder, resulta que en todas, estas tres ciudades pueden ser ganadas por la alianza y con buen margen, pero solo están supeditados a que Edgar Salvatierra, dirigente estatal del Verde, no se pase de lanza y salga con sus ocurrencias tal y como fue Juan Manuel Alvarado del PES en el 2018.

En Cadereyta puede suceder lo que vivió el indeseable doctor Santiago Preciado, en el 2018 que buscó reelegirse por el PAN en la alcaldía y ¡palos! que le gana el sombrerudo Ernesto José Quintanilla del Partido Verde, quien hoy en día se ha convertido en el más odiado del pueblo, algo así como el Sadam Hussein en sus buenos tiempos, pero de petatiux.

Si dejan que se reelija este cuate de Quintanilla, vayan buscando una buena excusa a Mario Delgado y busquen una buena explicación de por qué la única ciudad petrolera (Cadereyta tiene una refinería de las 5 existentes en el país) seguirá sin ser gobernada por el grupo morenista.

Algo similar ocurre en el municipio de Montemorelos gobernado por el nefasto Luis Fernando Garza, mejor conocido como “El Dragon”, quien es el gánster número uno de la zona citrícola, cobijado por Morena pero dirigido por Víctor Fuentes del PAN, y a quien ya no lo aguantan ni un minuto más, y ni en su casa, pero eso es otra historia que luego les platico.

Volviendo a Cadereyta, si dejan que el Verde proceda con ese tipo sombrerudo y no meta a la encuesta a otros posibles gallos con mejor perfil, habrá triste historia, con más triste fin, pero cuentan las malas lenguas que tienen un as bajo la manga de nombre Carlos Rodríguez, mejor conocido como “El Cuate”, actual secretario de Ayuntamiento, quien a diferencia del alcalde, es querido por muchos allá en el pueblo.

Carlos ha sido mesurado y callado, siendo leal al edil, cuentan que puede ir una diputación local o federal, pero si son inteligentes podrían invertir los papeles y otro gallo cantará.

En el municipio de Juárez sucede lo mismo, con el Partido Verde que quiere impulsar a Héctor de la Garza, un total desconocido que en el 2018 le dieron una tunda por el mismo partido en pos de la diputación local del Distrito 22.

Se dice que Rodolfo Ambriz junior, ex alcalde de Juárez, anda moviendo sus hilos y metió a Irene Garza como su aspirante, pero se topó con un zorro de mil batallas, Jesús Fernández “El Profe Chuy”, quien en el 2006 por el PAN ganó la alcaldía y le fue arrebatada por Heriberto Treviño en concertasesión con el dueño del albiazul en Nuevo León, Raúl Gracia.

“El Profe Chuy” es querido y conocido en el pueblo, espera los tiempos para el registro, confiado en que de la encuesta salga el más fuerte, y nos acabamos de enterar que superó la pandemia favorablemente por lo que anda más animado que nunca.

De Irene se habla que es una dama seria y confiable, buena persona, pero sin el bagaje del ex panista.

Finalmente en García, bastión del gobernador Jaime Rodríguez, se le puede caer el dulce de la boca “El Bronco”, ya que su gallo, el actual alcalde, y ex chofer, Carlos Guevara Garza va en picada y se topará con un PT mejor organizado que trae a Karina Martínez, una mujer aguerrida que ya unió a gran parte de liderazgos del pueblo a su favor y seguro dará el campanazo.

Martínez, ex regidora y ex diputada federal, junto con su esposo Luis Lauro Herrera, han trabajado desde hace más de 15 años en ese municipio en labores sociales, sin usar mucho el tema mediático y son bien aceptados en la comuna.

Incluso se nota fuerte en su candidatura la dama, al llevar consigo y bien convencido como su coordinador de campaña al joven Roberto Escamilla, quien en el 2018 se quedó cerca de ganar García pero hoy decidió hacerse a un lado para apoyar a Martínez.

Lo bueno de todo es que ya nadie escucha el nombre de Hugo Govea, el nefasto ex empleado de “El Bronco” que se sentía dueño de Apodaca y García en la era de Yeidckol Polevnsky.

Así que Guille como visora oficial de Mario Delgado y Clara Luz como candidata a la gubernatura, deberán evitar manoseos en la candidaturas como sucedió en el 2018, que ellas mismas lo saben, pero la gran diferencia es que ahora es Clara la cabeza en la alianza por Nuevo León.

obed@sdpnoticias.com@obedc