Por José Jaime Ruiz

josejaimeruiz@lostubos.com

@ruizjosejaime

Fernando Larrazabal no tiene carácter para la victoria política, tal vez lo tenga para emprendimientos particulares. Cuando enfrentó su mayor reto político, se amilanó, no confrontó, huyó. Su hermano, Jonás, en la ballena vivió el monstruo desde adentro, Fernando, no. ¿Entiende Larrazabal que su candidatura se construye para perder?

Con esta candidatura Raúl Gracia gana, es un negociador nato y cumple; Zeferino Salgado gana más que cualquiera, contador, lo suyo son los negocios. Víctor Pérez expande su territorio, también gana. ¿Qué pierde Larrazabal? Dinero y esfuerzo.

Entrando febrero, no hay manera de ganarle a Clara Luz Flores. La guerra sucia no va a funcionar. Tener al lado a Jaime Rodríguez Calderón, tampoco. Los enemigos íntimos de Fernando pesarán más que los externos. Pronto habrá más fisuras en el PAN. El PAN tiene marca, no arca de alianzas.

Si Movimiento Ciudadano ofrece LA opción, el voto panista estará, de alguna manera, de su lado. Hay azules que florecen en naranja. Podría ser el caso de Víctor Fuentes.

Decrépito, el actual PAN en Nuevo León está construido para perder. Sus liderazgos son geográficos, no demográficos. Víctor, Raúl, Zeferino… siguen ganando. Fernando Larrazabal, pierde. ¿Acaso no lo entiende?