Con un clima un poco más moderado, feligreses acudieron puntualmente este miércoles a recoger la bolsita con ceniza para su posterior imposición, como se acostumbra en el inicio de la cuaresma con el Miércoles de Ceniza. Debido a la pandemia del Covid-19 y las restricciones de salud emitidas por las autoridades estatales, la Arquidiócesis de Monterrey anunció que la imposición de ceniza sería en los hogares, por lo que los regiomontanos debían acudir a los templos a recoger la ceniza y aplicarla en sus hogares.

De acuerdo a la Arquidiócesis de Monterrey, la entrega comenzó desde el pasado viernes, para evitar que los feligreses se aglomeraran en las iglesias. Cada templo contó con poco más de 8 mil bolsas de ceniza para ser distribuidas entre la comunidad.

Para la comunidad católica acudir a recoger las cenizas es un acto de fe y esperanza, así como también de no dejar pasar tan importante festividad. Angélica Rosas, acudió a recoger la bolsita con ceniza para aplicarla con la familia, resaltando la importancia de celebrar el Miércoles de Ceniza ante los tiempos difíciles que azotan al país.

“Es un deber como buenos cristianos acudir por la ceniza. Ahora que nos tocó de esta manera. Es importante también para poder acercamos a Dios ahora que comienza la Cuaresma y pedirle que todo esto que está pasando mejore lo más pronto”.

El miércoles, en punto de la 7:00 horas el Arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López, ofició una misa privada, en la Catedral de Monterrey, dado que en los templos no hay misas presenciales. Junto con las cenizas las autoridades eclesiásticas entregan un folleto con las oraciones y los pasos a seguir para celebrar mañana la imposición de ceniza.

Miércoles de ceniza, el inicio de la cuaresma

Con la conmemoración del Miércoles de Ceniza se abre la puerta al tiempo de Cuaresma. Así se inicia una temporada de cuarenta días donde se recomienda a los católicos la oración, la penitencia y el ayuno. El signo del inicio de esta celebración es la imposición de una cruz de ceniza en la frente de los fieles o bien en la parte superior de la cabeza.

El significado del Miércoles de Ceniza se remonta a la Iglesia primitiva, que en aquel entonces las personas se colocaban la ceniza en la cabeza y se presentaban ante la comunidad con un “hábito penitencial” para recibir el Sacramento de la Reconciliación del Jueves Santo.

En tanto, la Cuaresma adquirió un sentido penitencial para todos los cristianos casi 400 años D.C. y a partir del siglo XI, la Iglesia en Roma impone las cenizas al inicio de este tiempo.

Para los católicos, la Cuaresma es un tiempo litúrgico que dura 40 días, en el cual la Iglesia llama a los fieles a prepararse verdaderamente para la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo en la Semana Santa.

Durante este tiempo, la tradición señala que, durante la Cuaresma, los católicos se deben de abstener de comer carne y realizar el ayuno, esto con motivo de honrar la penitencia de Jesús, que pasó 40 días en el desierto en ayuno.