La vacuna de Pfizer contra el coronavirus ofrece una protección de casi el 95 por ciento a las personas que reciben las dos dosis, lo que convierte a este fármaco en uno de los más efectivos de su tipo hasta el momento. Si estas son buenas noticias, los resultados de un nuevo un estudio publicado en la revista The New England Journal of Medicina resultan más que esperanzadores, pues determinaron que una sola dosis de la vacuna de Pfizer ofrece una efectividad de más del 90 por ciento.

Protección de la primera dosis aumenta de forma progresiva

El estudio señala que datos recogidos durante las dos primeras semanas posteriores a la aplicación de la primera dosis de la vacuna de Pfizer determinaron una eficacia del 52.4 por ciento. Sin embargo, conforme pasaron los días, antes de que se recibiera la segunda aplicación, los investigadores encontraron que la protección ofrecida por el fármaco denominado BNT162b2 fue aumentando progresivamente hasta alcanzar un 92.6 por ciento.

Este hallazgo es similar al realizado sobre la eficacia de la primera dosis reportada por la vacuna mRNA-1273 de Moderna.

Avalan retraso de segunda dosis

Con base en ello, los autores del estudio avalaron el retraso en la aplicación de la segunda dosis de la vacuna, en momentos de escasez como el que se vive actualmente, debido a que unos cuantos países acaparan estos fármacos.

“Con una primera dosis tan protectora, los beneficios derivados de un suministro escaso de vacuna podrían maximizarse aplazando las segundas dosis hasta que a todos los miembros del grupo prioritario se les ofrezca al menos una dosis.”

Autores del estudio

En ese sentido, los científicos involucrados en la investigación señalaron que la administración de la segunda dosis de la vacuna a un mes de la primera, como se recomienda, proporciona poco beneficio adicional a corto plazo, en comparación con las ventajas obtenidas por las personas de alto riesgo que podrían recibir una primera aplicación para iniciar la protección.

“La primera dosis con ese suministro de vacuna se deja completamente desprotegida. Dada la actual escasez de vacunas, el aplazamiento de la segunda dosis es una cuestión de seguridad nacional que, si se ignora.”

Autores del estudio

Fotografía: Rodrigo Balladares M./ Minsal