Las autoridades de Rusia informaron que detectaron el primer caso de transmisión de la cepa H5N8 de la gripe aviar a seres humanos y que ya avisaron a la Organización Mundial de la Salud (OMS) de este “importante descubrimiento”.

“La información sobre el primer caso registrado en el mundo de transmisión de la gripe aviar (H5N8) al ser humano ya ha sido enviada a la Organización Mundial de la Salud”, explicó Anna Popova, responsable de la agencia sanitaria rusa, Rospotrebnadzor.

Siete personas contagiadas

La funcionaria agregó que las siete personas contaminadas en una granja de aves “se encuentran bien”. Este virus es altamente contagioso entre las aves, pero nunca se había informado de su transmisión a los humanos.

Popova indicó que científicos del laboratorio Vektor de Rusia aislaron el material genético de la cepa de los siete trabajadores de una granja del sur del país, donde se detectó en diciembre una epidemia de gripe aviar.

Los trabajadores no han sufrido importantes consecuencias para su salud, y “se sienten bien”, agregó la responsable. “Se han tomado rápidamente medidas para controlar la situación”, indicó.

Aunque la cepa H5N8 ya ha “pasado la barrera entre especies», al transmitirse de aves al hombre, “esta variante del virus no se transmite de una persona a otra, en el momento actual”, declaró la responsable.

Piden al mundo que se prepare

Popova considera que esta detección “da tiempo al mundo entero para prepararse», creando tests y vacunas “en el caso en que este virus fuera más patógeno y peligroso para el ser humano, y adquiera la capacidad de transmitirse de persona a persona”.

El laboratorio estatal ruso Vektor, autor del descubrimiento, también consideró que “hoy en día es necesario comenzar a desarrollar un sistema de pruebas que permita detectar rápidamente los casos de esta enfermedad en el hombre” y “comenzar el trabajo” con vistas a una vacuna.

Monitorean el virus

Debe ser monitoreado El virus de la gripe aviar está presente en varios países europeos, entre ellos Francia, donde millones de animales fueron sacrificados para frenar su progresión.

La OMS señaló que la transmisión de la gripe aviar a los seres humanos es un hecho poco frecuente y requiere “un contacto directo o estrecho con las aves infectadas o con su entorno”.