A través de redes sociales se ha lanzado una convocatoria nombrada Cadena Feminista el próximo 7 de marzo, sin embargo, por la pandemia de coronavirus Covid-19, esta protesta será virtual y tendrá como lema “Hacer visible lo invisible”.

De acuerdo con la convocatoria, el objetivo de la protesta es difundir información que poco se conoce en materia de violencias contra las mujeres como datos que reflejan la situación actual; también buscan reforzar la lucha feminista por una vida libre de violencia.

La Cadena Feminista comenzará desde el 1 de marzo; piden a las mujeres difundir mensajes por redes sociales hasta el siguiente 7 de marzo cuando impulsarán toda la información difundida para hacer un llamado a la acción a instituciones públicas y privadas.

“Suma tu voz y si te es posible, el 7 de marzo tómate una foto con una prensa morada y el mensaje ‘Hace visible lo invisible’. Ya basta de violencias contra las mujeres”, Cadena Feminista MX.

Al final de la convocatoria afirmaron que la pandemia de coronavirus ha frenado actividades presenciales pero no la lucha contra la violencia hacia las mujeres, por lo que piden unirse a esta protesta en el marco del 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres.

Segunda Cadena Feminista en México

El 7 de marzo de 2020 se realizó la primera Cadena Feminista en la CDMX frente al Hemiciclo a Juárez; alrededor de las 17 horas, las mujeres se reunieron en la Alameda Central, vestidas con una camiseta morada y pañuelos verdes y morados donde mencionaron algunas consignas.

La protesta de este 2021 será de manera virtual por la pandemia de Covid-19; pero otras organizaciones y colectivas feministas han lanzado convocatorias para protestar este próximo 8 de marzo.

El año pasado, semanas antes del inicio de la Emergencia Sanitaria en el país, miles de mujeres en México salieron a tomar las calles para exigir justicia por todas la víctimas, seguridad, libertad, alto a los feminicidios, una vida libre de violencia, aborto legal, en conmemoración por el Día Internacional de la Mujer.

Según cifras oficiales fueron 80 mil asistentes las que hicieron retumbar la CDMX con la marcha, la quemaron, pintaron, compartieron experiencias y al final, izaron una bandera negra en la principal plaza pública y frente a Palacio Nacional.