Por Jorge Narváez

@SoyJorgeNarvaez

¿Y ahora qué hizo Nahuel Guzmán? Nada más y nada menos que la “nahueleó”, pues con dos errores Tigres perdió la oportunidad de sumar tres puntos. Unos defienden lo que evidentemente no es defendible. Nahuel falló en dos ocasiones que le bastaron al Atlético San Luis para empatar el juego al subcampeón del Mundial de Clubes. Ya está preocupando que los felinos no están encontrando el rumbo.

Los amantes de las estadísticas dicen que el portero sumó apenas el segundo gol que le anotan desde la media cancha. ¡Y vaya golazo tiene en su récord! El mismo Nahuel se posicionó al respecto, menospreciando que se trata del segundo que le anotan desde larga distancia en 15 años de carrera. Pero aun así debe “doler” la forma, la trayectoria, el rival, el jugador y las circunstancias.

Eso sí, durante el juego también defendió el arco salvando al equipo de sufrir una derrota. Y siempre se le aplauden sus actuaciones, pero las jugadas contrastantes siempre serán juzgadas. No se trata de “reventarlo” sino de reclamarle que por sus errores el equipo empató y actualmente está fuera de la clasificación directa, inclusive del repechaje, y ya van ocho Jornadas, a la mitad del torneo.

Mal sí estuvo, y lo debe de reconocer. Pero más allá de eso Nahuel busca cómo justificar su error, pues en redes sociales arremetió, otra vez, contra los críticos del futbol, en especial los que trabajan en las televisoras. Pero, Nahuel, sí estuviste mal, tu actuación fue pésima e infantil.

Exceso de confianza, sobrados, alzados, fueron los factores que llevaron al equipo a sumar sólo una unidad. Pensaron que por ser el primer equipo mexicano en ser el segundo del mundo les guardarían respeto en la cancha. ¡Pues se equivocaron totalmente! ¿Son el equipo que todo mundo quiere vencer? Sí, pero también todos quieren vencer al América, Cruz Azul, Chivas y demás. ¿Por qué? Pues porque todos quieren ganar. Lamentablemente no hay puntos extra por vencer a Tigres.

Desde ese pensamiento viene la soberbia al suponer que todos los rivales buscan dañar a ese equipo que hizo historia en el Mundial de Clubes. Eso nadie se los va a quitar, pero en estos momentos deben cambiar el chip y ponerse a jugar.

Fotografía: Mexsport/ ONCEdiario