La Organización Mundial de la Salud, advirtió por un acaparamiento de vacunas debido a que algunos países continúan haciendo tratos para contratar dosis, lo cual indicó, puede provocar que el suministro de los fármacos para naciones en pobreza y con ingresos medios, a través del mecanismo mundial COVAX, se encuentra en amenaza.

Así lo señaló este viernes 26 de febrero el asesor principal de la OMS, Bruce Aylward, quien durante una sesión informativa indicó que debido a que algunos países siguen buscando acuerdos de precompra con las diferentes farmacéuticas, el suministro COVAX se encuentra comprometido.

Al recordar que la OMS ha pedido durante mucho tiempo a los gobiernos de los países ricos contemplar un reparto equitativo de las vacunas, Aylward reconoció que el mecanismo COVAX tiene un lento avance en su objetivo de suministrar 300 millones de dosis para naciones pobres durante este año.

Advierte director de la OMS que Covid-19 no se vencerá sin reparto equitativo de vacunas

Al respecto, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus aseguró que no se podrá vencer al Covid-19 sin equidad en las vacunas, ya que dijo, la recuperación mundial no tendrá la velocidad necesaria si la repartición de las dosis no se da de una manera unificada.

“Hemos logrado un gran progreso. Pero ese progreso es frágil. Necesitamos acelerar el suministro y distribución de vacunas Covid-19, y no podemos hacerlo si algunos países continúan acercándose a los fabricantes que producen vacunas con las que COVAX cuenta.”

Para dicho objetivo, pidió que los países renuncien a las reglas de propiedad intelectual para permitir que otras naciones fabriquen vacunas más rápidamente.

La idea de renunciar temporalmente a los derechos de propiedad intelectual de las herramientas para combatir el Covid-19, volverá a ser planteada durante la próxima semana en una reunión de los estados miembros de la Organización Mundial del Comercio, luego de que la propuesta recibiera una respuesta negativa por parte de países ricos con grandes industrias farmacéuticas.

Fotografía: Twitter